El Ayuntamiento de Valladolid pide el traslado de los Talleres de Renfe antes de que acabe marzo

El alcalde de Valladolid,Óscar Puente, dice que hay un margen de tiempo "escaso" y pide que el traslado no se demore más allá del mes de marzo y evitar así perder la carga de trabajo ya prevista para otoño.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha pedido que el traslado de los talleres de Renfe no se prolongue más allá del mes de marzo dado el "margen escaso" que hay para que se produzca y evitar así perder la carga de trabajo ya prevista para otoño.

  

Puente, en declaraciones a los medios recogidas por Europa Press, se ha expresado así tras mantener una reunión con representantes de UGT en torno al traslado de los talleres de Renfe a su nueva ubicación en el Páramo de San Isidro.

  

El primer edil ha reiterado que esta es una cuestión "esencial" para la economía local y los trabajadores de los talleres y ha adelantado que será una de las cuestiones que se aborden en la reunión de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad prevista para este martes.

  

Aunque no es una decisión del Ayuntamiento, ha aclarado Puente, el Consistorio y la ciudad "no pueden quedar al margen" y van a tratar de liderar la petición de que se produzca "lo antes posible", algo que han pedido al alcalde los representantes de UGT.

  

En esta línea, el alcalde ha señalado que hay un "margen escaso" y el traslado tiene que iniciarse en el este trimestre si se quiere asumir la carga de trabajo para otoño. "El deseo es que no se prolongue más allá de marzo el inicio del traslado", ha reiterado.

  

En cuanto a los motivos para estos retrasos, Puente cree que se deben al valor de la parcela que se tendría que permutar a cambio de la que ocupan los nuevos talleres, que tiene un valor muy inferior a la que se permutará, con una diferencia de unos 120 millones. A este respecto, el alcalde ha explicado que haría falta una compensación económica a la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

  

Óscar Puente cree que Renfe quiere "agarrarse" al convenio que establecía simplemente la permuta, pero valoraba el coste de los talleres en 50 millones y "se han ido" a más de 160, por lo que cree que no se puede cumplir el convenio en los términos que se estableció porque el valor "no es ni parecido".

 

POSIBLE CESIÓN

  

Otra opción, ha añadido, es que Renfe solicitara una cesión de uso de suelo a la Sociedad, algo que podría resolver la situación, pero también supondría un coste.

  

El alcalde de Valladolid no ve sentido a que se construyan unos talleres tan modernos, estén en desuso y no se tome una decisión "coherente" con la de su construcción.A su juicio, al igual que en otros temas considera que hay una falta de "voluntad política" y ha expresado su deseo de que en Madrid se "desbloquee" la situación lo antes posible y se forme un nuevo gobierno para que cuenten con un interlocutor válido.

  

Por su parte, el responsable del Sector Ferroviario de SMC-UGT en Castilla y León, Felipe de Diego, ha recordado que se trata de los talleres "más modernos de Europa" y ve "incomprensible" que se produzca esta situación por una cuestión de quién paga, algo que cree que debe de verse dentro de la Sociedad.

  

Sin embargo, ha reivindicado que el traslado no esté más tiempo paralizado porque corre peligro la carga de trabajo y si ésta no se lleva a cabo aquí, se hará en otro sitio, tras lo que ha advertido de que si no lo hace una empresa pública lo hará una privada porque hay que hacerle y tienen una duración determinada. "Una vez que el trabajo se va no se recupera", ha advertido De Diego, quien además considera que podría darse la excusa "necesaria" para exponer a la privatización a los talleres.

   El responsable de UGT ha explicado que el traslado supone seis meses de convivencia entre los nuevos talleres y los viejos, que tienen que acabar el trabajo comprometido, pero si hay un retraso los trenes que tienen que hacer su mantenimiento en las nuevas instalaciones podrían perderse porque tiene que hacerse igualmente.