El Ayuntamiento de Valladolid despide a un operario que llevaba sin ir a trabajar siete meses

El Ayuntamiento de Valladolid aprobó el despido este miércoles. A.MINGUEZA

Se trata de un trabajador del Servicio de Limpieza, reincidente en sus ausencias sin justificación y al que se le había expedientado dos veces. No cobraba desde el último expediente, en septiembre.

El Ayuntamiento de Valladolid ha hecho oficial este miércoles, después de ratificar el acuerdo en Junta de Gobierno, el despido de un trabajador del Servicio Municipal de Limpieza, toda vez que este faltó al trabajo sin justificación hasta en nueve ocasiones entre el pasado 11 de septiembre y el 28, pero no solo eso, sino que tampoco ha comparecido en su puesto de trabajo desde esta última fecha hasta el presente.

 

¿Por qué? Desde el Consistorio no lo tienen claro, ya que el hombre en cuestión no ha sido capaz de justificar en ninguno de los casos esos días de ausencia. Se sospecha que podría ser debido a motivos personales, pero esto es algo que no ha llegado a confirmarse antes de que se le impusiera un expediente.

 

Todo comenzó el pasado 11 de septiembre, cuando el peón del Servicio Municipal de Limpieza no apareció en su puesto. Así al día siguiente. Y al siguiente. De nuevo el 22, 23, 24, 25, 27 y 28 de ese mismo mes. Hasta que en el departamento decidieron que hasta aquí se había llegado. Unos meses más tarde, visto que desde este último día tampoco había vuelto a acudir pese a recibir continuos avisos, se le abrió un expediente el pasado 8 de abril.

 

La cuestión es que no era la primera vez que este operario se enfrentaba a un expediente. Después de entrar como trabajador a tiempo parcial allá por 2011, ya había actuado de manera extraña en varias ocasiones, ausentándose así de su puesto. Fue precisamente en 2013 cuando, por este mismo motivo, se le impuso el primero de los dos expedientes con los que contaba en la actualidad.

 

Desde el Ayuntamiento, más concretamente desde el servicio de Limpieza, se han mostrado algo perplejos por el tema. Bien hay que decir que llevaba sin cobrar desde “septiembre u octubre” cuando se le impuso el expediente, según fuentes del propio Consistorio, pero no alcanzan a entender una actitud “rara” que al final ha terminado en algo que parecía inevitable.

 

Y no será porque desde la institución no se es relativamente benévolo con estas situaciones. El Convenio Colectivo para el Personal Laboral del Ayuntamiento de Valladolid y Fundaciones Municipales hace referencia a la sanción que podría imponerse por “la falta de asistencia al trabajo no justificada durante más de tres días en un mes”, algo que el operario sobrepasó con creces. Ahora, y una vez aprobado el despido, parece ya no haber vuelta atrás.