El Ayuntamiento de Valladolid descarta un soterramiento que ralentice el servicio de trenes

Óscar Puente reunido con miembros del sindicato UGT de renfe. A.MINGUEZA

El alcalde de anuncia que pedirá a Renfe una nueva frecuencia del AVE a Madrid para última del día con el objeto de facilitar el regreso a los usuarios en el entorno de las diez u once de la noche.

TRASLADO A LOS TALLERES

 

Este viernes se ha tratado también la situación de los nuevos talleres de Renfe, donde hace unos meses se ha comenzado el traslado paulatino de la carga de trabajo, a cerca de la cual el representante de UGT ha explicado que las previsiones "se cumplen" por el momento, aunque ha matizado que en obras de estas dimensiones es "lógico" que el tiempo varía "un mes arriba o abajo".

 

El plazo ofrecido por Renfe es que la carga de trabajo se repartirá entre los talleres antiguos, situados junto a la estación Campo Grande, y los nuevos hasta finales de año "con una horquilla de tres meses", tras lo cual las naves del Páramo de San Isidro centralizarán el trabajo.

 

De hecho, Felipe de Diego ha recordado que la negociación entre los sindicatos y Renfe concluyó este mes con el compromiso de que, de aquí a finales de año se contratará a 75 personas para el área de talleres, una cantidad que el sindicalista ha reconocido que "puede parecer ridícula", pero que rompe con la tendencia de la operadora ferroviaria de no contratar nuevos trabajadores, sino asignar las nuevas cargas a empresas externas.

 

Además, una parte de estas 75 personas será cubierta por al menos la mitad de los 20 alumnos que finalizan este mes el programa de formación DUAL en mantenimiento y servicios ferroviarios que han cursado en el Colegio Juan de Herrera de Valladolid. El resto de esa veintena se insertará, según de Diego, en el departamento comercial de Renfe.

Puente se ha mostrado tajante al afirmar que el Ayuntamiento de Valladolid no aceptará cualquier opción "para eliminar la barrera del ferrocarril" en la ciudad si perjudica los tiempos de viaje de los trenes de alta velocidad.

 

Así lo ha explicado este viernes el primer edil vallisoletano tras mantener una reunión con los secretarios estatal y regional de la federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo (SMC) de UGT, Manuel Rodríguez y Felipe de Diego, respectivamente.

 

Esta semana, la prensa local informara de que el Consistorio estudiaba, entre las opciones para afrontar el soterramiento de las vías de ferrocarril en la ciudad, una solución inicial para eliminar esta barrera urbana en las zonas norte y este de la ciudad y que los trenes entrasen a la estación en un sistema de fondo de saco, para salir de ella por el mismo lugar y tomar el 'bypass' de mercancías para continuar la marcha hacia el norte.

 

El alcalde socialista ha matizado que la opción de la estación en fondo de saco "no tiene soporte técnico" y es "una idea más" de las que se estudiarán para afrontar el soterramiento del ferrocarril, siempre con la prioridad de, si no es viable ejecutar el proyecto tal y como está planteado desde 2003, eliminar prioritariamente la barrera urbana en los barrios del norte y noreste de la ciudad -Delicias, Pajarillos, Pilarica...-.

 

Puente también ha recalcado que otra condición será conciliar esa premisa con mantener un servicio adecuado para los viajeros, por lo que ha advertido de que "si para eliminar la barrera se perjudica el tiempo de los trayectos" se rechazaría esa opción.

 

Por todo ello, el alcalde ha señalado que otra opción sería ejecutar el soterramiento, al menos en la zona norte y noreste de la ciudad, mediante la técnica de muro pantalla, como ya se ha hecho para el túnel del Pinar de Antequera. Esta opción sería una solución "parcial, pero definitiva" ya que sería útil en un futuro.

 

Por su parte, el secretario regional de SMC-UGT, Felipe de Diego, ha reclamado "no rebajar las pretensiones por que en este momento no haya financiación", de modo que el sindicato preferiría que se ampliase la duración de las obras y el resultado sea "de alta prestaciones". No obstante, ha asumido que hay "muchas soluciones" para que la solución elegida "se pueda utilizar en el futuro" y "no sea para salir del paso".

 

En todo caso, ha coincidido con la idea del actual equipo de Gobierno de priorizar la zona norte y noreste de la ciudad al considerarla como "la parte más sensible".