El Ayuntamiento de Valladolid cumplió en 2015 los objetivos de estabilidad, deuda y regla de gasto

Tras conocerse la liquidación de las cuentas del pasado ejercicio, que se aprobó con un superávit de 28,1 millones y a 5,5 millones del límite de techo de gasto.

El Ayuntamiento de Valladolid y sus fundaciones y sociedades cumplieron en 2015 con los objetivos de estabilidad presupuestaria, deuda y regla de gasto, tras conocerse la liquidación de las cuentas del pasado ejercicio, que se aprobó con un superávit de 28,1 millones y a 5,5 millones del límite de techo de gasto.

  

Según han informado fuentes municipales en un comunicado recogido por Europa Press, la liquidación consolidada del año 2015 que aglutina la del propio Ayuntamiento y las Fundaciones Municipales de Cultura, Deportes y SEMINCI, y la información de ejecución presupuestaria del cuarto trimestre de 2015 para el resto de los entes sectorizados como administración pública, "ponen de manifiesto que el Sector Público Municipal de Valladolid ha cumplido en 2015 con los objetivos de estabilidad presupuestaria y regla de gasto".

  

Así, la liquidación consolidada de 2015 cumple con el objetivo de estabilidad presupuestaria al presentar un superávit de 28.098.293,34 euros, una cuantía similar a la de 2014, mientras el superávit de la liquidación del Ayuntamiento (sin fundaciones ni entidades) es de 28,2 millones, lo que supera ampliamente los 24,9 del año anterior.

  

El concejal de Hacienda y Promoción Económica, Antonio Gato, ha señalado que estos datos muestran "la buena salud económica y financiera" del Ayuntamiento y sus Entidades dependientes en este primer año de gestión del nuevo equipo de Gobierno municipal.

 

"ELEVADA" EJECUCIÓN PRESUPUESTARIA

  

En su opinión, "con las dificultades y la escasez de tiempo propias de un comienzo de legislatura en el mes de junio de 2015", se ha conseguido un elevado nivel de ejecución presupuestaria, incluidas las inversiones, y una liquidación del presupuesto que cumple con holgura todos los límites establecidos por la legislación.

  

Los indicadores de superávit, remanente de tesorería y deuda del año 2015, ha afirmado, permiten afrontar el futuro con tranquilidad y suponen un elevado margen de maniobra, como establece la legislación, para contratar nuevas inversiones en el año 2016 que se sumen a las ya aprobadas en el Presupuesto.

  

Los datos de liquidación se obtienen del decreto de 29 de febrero de 2016 del alcalde, por el que se aprueba la liquidación del Presupuesto de 2015, y se certifican en el informe de la misma fecha del interventor municipal que será elevado al próximo Pleno.

  

Los datos suponen, según fuentes municipales, que se observan los requerimientos de la Ley Orgánica 2/2012 que exige a las Corporaciones Locales equilibrio o superávit presupuestario, de forma que tengan capacidad de financiación. Desde 2014, han recordado, las Corporaciones Locales pueden destinar el superávit a financiar inversiones siempre que éstas sean financieramente sostenibles a lo largo de su vida útil.

  

El sector público municipal (Ayuntamiento y entidades dependientes) dispondría, en principio, una vez atendidos los pagos por importe de 1,3 millones derivados de las operaciones pendientes de aplicación, de 26,8 millones en 2016 para financiar inversiones financieramente sostenibles, pero la legislación establece otro segundo límite como es la previsión del superávit con que se liquidará el año 2016 y que asciende a 22 millones de euros, por lo que éste es el importe que se destinará al Plan de inversiones financieramente sostenibles, presentado la pasada semana.

  

Estas inversiones no computan en la denominada "regla de gasto", por lo que su incorporación al Presupuesto de 2016 no contribuye a sobrepasar el techo de gasto de este ejercicio.

 

CUMPLIMIENTO DE LA REGLA DE TECHO DE GASTO

  

El Sector público municipal cumplió igualmente con el objetivo de la regla de gasto, con una diferencia entre el límite de la regla de gasto y el gasto computable de -5.513.500,57 euros.

  

El Ayuntamiento, junto a sus entes dependientes, tenían en 2015 un techo de gasto de 222.984.455,04 euros, mientras que el gasto computable de todo el sector municipal ha sido de 217.470.954,47 euros, lo que supone la citada desviación de -5,5 millones.