El Ayuntamiento de Valladolid cree "normal" los 37 millones pendientes de cobro, de los que algunos ya han sido cobrados

El PSOE apremió al Consistorio a cobrar cuanto antes esos 37 millones pendientes de cobro para no descuadrar las cuentas municipales.

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid ha considerado este martes "normal" en estas fechas el hecho de que exista una cuantía de 37 millones de euros pendiente de cobro de ejercicios pasados aunque ha precisado que ya existen cantidades cobradas pero que aún no han sido contabilizadas por la Intervención municipal.

 

En un comunicado recogido por Europa Press, el equipo de Gobierno ha asegurado que el análisis trasladado este miércoles por el Grupo Socialista es "una foto fija a fecha 31 de julio que puede evolucionar en poco tiempo muy rápidamente", punto en el que aclara que ya hay cuantías cobradas aunque no contabilizadas para, a continuación, considerar "absolutamente normal en estas fechas" la cifra pendiente de cobro.

 

"En el año 2013 también había 37 millones de euros pendientes de cobro y en 2012 la cifra ascendía a 43,5 millones de euros", ha explicado antes de precisar, según estos datos, que este año las cantidades pendientes de cobro de ejercicios pasados se han reducido en 6,5 millones de euros.

 

El equipo de Gobierno cree que los 37 millones se ingresarán porque, una vez impagados en periodo voluntario, se abre la vía ejecutiva "y se procede al cobro tarde o temprano, a menos que circunstancias excepcionales lo impidan".

 

En relación al millón de euros que el PSOE afirma que se ha perdido por insolvencias o prescripciones, Hacienda ha puntualizado que más de 900.000 euros corresponden a insolvencias, circunstancia que no cabe imputar al Ayuntamiento de Valladolid "toda vez que responde a situaciones de empresas o particulares que han sido declarados insolventes por sentencia judicial".

 

Las mismas fuentes eximen de "culpa" al Ayuntamiento en lo que tiene que ver con las consecuencias de la crisis y la imposibilidad de empresas o ciudadanos de cumplir con sus obligaciones tributarias o de abonar las multas, aunque no obstante no da por perdidas estas cantidades económicas "ya que existe la posibilidad de conseguir la declaración de responsabilidad subsidiaria y de derivar la acción tributaria a los sucesores de los deudores, en cuyo caso el Ayuntamiento ingresaría las cantidades pendientes de pago".