El Ayuntamiento de Valladolid congela los impuestos y tasas por tercer año consecutivo

Alfredo Blanco, concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Valladolid. JUAN POSTIGO

El concejal de Hacienda, Alfredo Blanco, asegura que “no es una medida electoralista” porque es la tercera vez que lo hacen y que si lo fuera “los habrían bajado, no mantenido”.

El Ayuntamiento de Valladolid mantendrá por tercer año consecutivo los tributos locales sin ningún tipo de cambio, tal y como ha anunciado este viernes el concejal de Hacienda, Alfredo Blanco, tras la pertinente aprobación en Junta de Gobierno. Una medida de la que ha querido rechazar la etiqueta de “electoralista”, ya que de serlo “se habrían bajado, no mantenido” y porque es el tercer año consecutivo que decide actuarse de esta manera.

 

De esta manera, tanto los impuestos como las tasas se mantendrán inalterables para 2015, si bien Blanco también ha aprovechado la ocasión para anunciar otros beneficios para los vallisoletanos con “marcado carácter social” y con el objetivo de la creación de actividad económica. “Se pretende promover la creación de empleo autónomo y que los emprendedores puedan ampliar su negocio y actividades, o establecimientos. En definitiva, ayudar a todos los ciudadanos”, siguió.

 

Así, la concejalía de Hacienda ha dividido en dos apartados los beneficios adelantados por Blanco. En primer lugar, aquellas tasas trascendentes para los negocios de Valladolid. A saber; la Tasa de Expedición de Documentos para el cambio de titularidad contará con exención siempre que se mantenga a los empleados, la de prestación de servicios urbanísticos cae un 50% para ciertos casos o también se reducen las Tasas para entrada de vehículos en zonas peatonales para carga y descarga, “detalles que ayudarán a aliviar la carga de muchos emprendedores”.

 

En cuanto a las “medidas de apoyo a los ciudadanos”, aparte de la mencionada congelación de impuestos locales, llama la atención la estabilización del IBI, el Impuesto de Bienes Inmuebles, de forma que los valores catastrales que pueda apobar el Gobierno no acaben suponiendo un incremento de las cuotas para los ciudadanos, o la mantención de los beneficios fiscales existentes hasta el momento, sin supresión de ningún tipo.

 

 

“En lo que llevamos de mandato, desde 2011, se han aprobado diecinueve beneficios fiscales nuevos y todavía quedan de aprobarse otros once para 2015”, concejal de Hacienda dixit, que complementó con una comparativa entre Valladolid y España. “Al año, un vallisoletano paga 476 euros de impuestos, tasas y demás, en España la media es de 596. Estos no son datos que nos inventemos, sino que son consultables en la web del Ministerio de Hacienda”.

 

“La congelación de los tributos y todas estas medidas nombradas, darán acceso a una disminución fiscal del 1’77% para el próximo año. De esta manera podemos decir sin miedo a equivocarnos que Valladolid es una de las capitales españolas con los impuestos más bajos”, prosiguió.

 

RESPONSABILIDAD DE TODOS

 

Fue entonces cuando Blanco quiso felicitar a todos los ciudadanos de Valladolid por el “cumplimiento adecuado en cuanto a pago de sus impuestos”, algo que facilita enormemente la labora del Ayuntamiento. Efectivamente, en el IBI hasta un 93% de los contribuyentes abonaron su cuota en el periodo voluntario, una cifra que queda en el 86% para el Impuesto de Vehículos.

 

Con la posibilidad de un pleno extraordinario para tratar todos los temas fiscales en el horizonte, antes de final de año tal y como anunció hace unas semanas el Grupo Municipal Socialista, el concejal de Hacienda aseguró “no tener ningún miedo”, es más, declaró estar “encantado” de tratar “todo lo que la oposición quiera revisar”. "A la vista están los datos”.

 

Y es que recientemente el partido de Óscar Puente acusó al PP de doce millones de euros pendientes de cobro por parte del Ayuntamiento en cuanto a tasas, impuestos y multas. “Lo que no podemos pretender es cobrarlos a punta de pistola”, se defendió el concejal. “En todo caso, puedo asegurar que ese dinero se acaba cobrando. Hay que respetar el derecho de la gente a reclamar, pero les aseguro que acaba llegando si las protestas no son justificadas y se deniegan”, concluyó.