El Ayuntamiento de Valladolid arranca la declaración de nulidad de la comfort letter del soterramiento

El ex alcalde de Valladolid, León de la Riva. TRIBUNA

Más allá de la denuncia presentada la semana pasada para que el documento firmado por León de la Riva sea declarado ilegal, el Consistorio quiere anularlo también de manera interna.

La Comisión de Hacienda y Personal del Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado este jueves, con los votos en contra del Grupo Municipal Popular, el inicio del expediente de revisión de oficio la 'Comfort Letter' -Carta de Conformidad- firmada por el exalcalde, Francisco Javier León de la Riva, como una de las garantías para la línea de crédito concedida por seis entidades bancarias a la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

 

Con este trámite se pretende obtener por vía administrativa la nulidad del documento firmado por León de la Riva, independiente de la denuncia que ya se autorizó a presentar al actual primer edil, Óscar Puente, ante el Juzgado de Instrucción por los posibles delitos que podría haber implicado la firma de la Carta de Conformidad.

 

El acuerdo, que ha contado con los votos a favor de PSOE, Valladolid Toma la Palabra, Sí se Puede y el concejal no adscrito, Jesús Presencio; la abstención de Ciudadanos y en contra del PP se someterá a la aprobación definitiva por parte del Pleno municipal en la sesión prevista para el próximo jueves, 5 de mayo.

 

El concejal de Hacienda y Promoción Económica, Antonio Gato, ha explicado en declaraciones a Europa Press que esta vía administrativa implica la apertura de un expediente, la recopilación de documentación y, entre otros trámites, la solicitud de un informe al Consejo Consultivo.

 

Gato ha recordado que los informes de la Asesoría jurídica y de la intervención municipal señalaban la oportunidad de promover la declaración de nulidad de pleno derecho del documento firmado por León de la Riva, y también recomendaban una actuación judicial como la que se inició la pasada semana.

 

El edil ha señalado que la firma de la Carta de Conformidad incurre en dos de los supuestos que serían motivo de su nulidad de pleno derecho. En primer lugar, ha puntualizado, "se prescindió del procedimiento" que debería haber sido el mismo que para la presentación de avales.

 

"No se inició expediente, no se solicitó informe a intervención y el órgano facultado para su aprobación debería haber sido el Pleno municipal porque la garantía superaba el 10 por ciento de los recursos disponibles", ha detallado Gato.

 

El segundo motivo, ha añadido, es que aunque se hubiera aprobado la firma de la Carta Conformidad en el Pleno municipal, "era nula de Pleno Derecho" porque al asumir esa deuda se habría superado el límite de endeudamiento fijado en aquel momento -enero de 2011- para el Ayuntamiento de Valladolid.

 

EL PP PIDE APLAZARLO UN MES

 

El concejal del Grupo Popular Fernando Rubio ha explicado que el voto en contra del PP por el momento no se debe al contenido del acuerdo, sino a que han solicitado retrasar un mes el debate para que el equipo de Gobierno remita a la oposición el contrato de novación del citado crédito para que se pueda comprobar si en él se ha aportado algún otro tipo de garantía que pudiera dejar ya sin valor a la Carta de Conformidad.

 

Rubio ha insistido en que el proceso de revisión de oficio no caducaría si se retrasa hasta el Pleno del mes de junio y ha insistido en reclamar al equipo de Gobierno el documento firmado a primeros de abril por el que los socios de Valladolid Alta Velocidad -Ayuntamiento, Junta de Castilla y León, Adif y Renfe- acordaban con las entidades bancarias una novación del crédito con la ampliación en seis meses del primer plazo de devolución.

 

Rubio ha considerado que si en dicho documento el Ayuntamiento hubiera aportado otras garantías, la Carta de Conformidad podría no tener valor. Por otro lado, ha considerado que si el equipo de Gobierno iba a iniciar la vía administrativa "no era el momento oportuno" de presentar la denuncia judicial contra León de la Riva.

 

En este sentido, Antonio Gato ha apuntado que el contrato de novación del crédito "no tiene nada que ver" con la Carta de Conformidad, porque asegura que no ha implicado la presentación de garantías por parte del Ayuntamiento y, de hecho, se incluyó un punto en el contrato en el que se hacía referencia a que esta novación no implicaba la aplicación del documento firmado por León de la Riva.