El Ayuntamiento de Valladolid acaba con la Unidad de la Policía Municipal a Caballo

Efectivos de la Unidad de Policía a Caballo. www.youtube.com

La Concejalía de Seguridad busca una salida para los caballos que podrían recalar en el ejército o pasar a ser propiedad de los policías que formaban la unidad. El equipo de Gobierno ya se lo ha comunicado a sus once efectivos.

El concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Valladolid, Luis Vélez, ya ha comunicado a los once efectivos que componen la Unidad de Policía a Caballo de Valladolid que desmantelarán la unidad y a partir del 30 de agosto serán reubicados en otros servicios del Cuerpo.

 

Según lo prometido en su programa electoral, Óscar Puente quería acabar con esta unidad que fue “impuesta unilateralmente por una persona y no consensuada” en noviembre de 2012, según ha explicado Vélez, en referencia al anterior alcalde Javier León de la Riva. Aun reconociendo su trabajo, explica que podría haber ofrecido “un mejor servicio” si el picadero se hubiera situado en Valladolid y no en Tudela de Duero, con lo que esto suponía en “pérdida de tiempo”.

 

El concejal estudia ahora qué hacer con las yeguas que formaban parte de la unidad. Hay tres alternativas: cederlas al ejército, que sean los propios policías los que, “por razones sentimentales”, se queden con los animales o, incluso, su cesión a una ONG que trabaja con caballos y niños con discapacidad. Todo hace indicar que, "si jurídicamente es posible", serán los propios policías los que se hagan cargo de los animales de pura raza española..

 

“No obstante, tomemos la decisión que tomemos se contará con los once policías de la unidad, tanto para la cesión de los caballos como para el desmantelamiento de la unidad. Queremos que sea un proceso normal y quiero dejar claro que valoramos el trabajo que han realizado estos once policías en los últimos años”, ha recalcado el concejal de Seguridad y Movilidad del nuevo Consistorio.

 

Luis Vélez ha explicado también que se ha puesto en contacto con la empresa de Tudela de Duero con la que se tiene contratado el servicio de pupilaje para rescindir el acuerdo. No obstante, si no se llegará a una solución, el Ayuntamiento debería abonar el pago del 3 por ciento del contrato hasta septiembre 2017 que, según Vélez, tan solo ascendería en torno a unos 2.000 euros.

 

Preguntado por el ahorro que supondrá la eliminación de la unidad, explica que por el momento se ahorrarán “anualmente 38.250 euros anuales del coste de pupilaje en el picadero de Tudela de Duero, nos vamos a ahorrar otros gastos de averías que esta teniendo el camión destinado a los caballos, herrajes y equipamiento”. “Es una suma de dinero que al cabo del año es un ahorro importante”, ha dicho Vélez.

 

Por último, el concejal dice que lo más importante es que con esta medida se conseguirá que estos once efectivos se incorporen para reforzar otros servicios más necesarios que en estos momentos estaban más “descubiertos”. También, Vélez ha pedido a la jefa de Policía que el traslado de estos efectivos no afecte en el sueldo de los policías aludidos.