El Ayuntamiento de Tordesillas emprenderá acciones legales para salvar el Toro de la Vega

El alcalde de Tordesillas, en el centro de la mesa, durante la rueda de prensa. TRIBUNA

El alcalde, José Antonio González Poncela, asegura que recurrirá la prohibición de matar al animal amparándose en el derecho a la cultura y a la tradición.

El Ayuntamiento de Tordesillas no se quedará de brazos cruzados después de que este jueves por la mañana se anunciara que el Consejo de Gobierno de la Junta va a dar luz verde a un Decreto Ley que prohíbe matar reses de lidia en espectáculos taurinos populares y tradicionales, lo cual afecta de manera directa al Toro de la Vega.

 

El primer edil tordesillano ha recalcado que el Consistorio, con el asesoramiento de su Departamento Jurídico, "trabajará todo lo posible" para que el Toro de la Vega se celebre tal y como asegura que se ha desarrollado "durante los últimos 500 años", momento en el que las decenas de vecinos de la localidad que han asistido a la rueda de prensa han prorrumpido en aplausos y han recordado al alcalde que no está solo.

 

Así, ante las preguntas de los periodistas sobre si el torneo del Toro de la Vega sería viable sin la muerte del animal a lanzadas, el alcalde ha respondido con un lacónico "no", mientras que los vecinos han coreado la misma respuesta negativa.

 

En todo caso, el regidor ha señalado que, mientras se intente lograr la revocación del decreto ley en los tribunales, el Ayuntamiento iniciará las gestiones necesarias para la celebración del torneo del Toro de la Vega el próximo mes de septiembre y ha negado que las alternativas sean o no celebrarlo o hacerlo sin la muerte del astado. "No entiendo por qué no se va a poder celebrar como se ha hecho en los últimos 500 años", ha apostillado el alcalde.

 

González Poncela ha apuntado que la batalla legal que plantea el Ayuntamiento se basa en la opinión de que el proyecto de decreto ley aprobado este jueves por el Consejo de Gobierno de la Junta es contrario al "espíritu" de la Ley de Regulación de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural, la Ley para la salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial y el decreto del reglamento de Espectáculos Taurinos de la propia Junta, que define como festejo tradicional aquel que se realiza de forma continuada desde "tiempos inmemoriales" -hace más de 200 años-.

 

Con ello, González Poncela, que ha reconocido que han tenido "poco tiempo" para estudiar el texto, ha garantizado que el Ayuntamiento iniciará "todas las acciones legales necesarias" para que el decreto ley que ha aprobado este jueves la Junta no entre en vigor y, de esta manera, defender un festejo que, en su opinión "una de las señas de identidad cultural más importantes" de la región castellanoleonesa.

 

De hecho, tanto González Poncela como el portavoz 'popular' han apuntado la intención de que sus compañeros de partido en las Cortes de Castilla y León voten en contra de la aprobación definitiva del decreto ley, que deberá aprobarse próximamente en el Pleno autonómico.

 

No obstante, el alcalde socialista ha defendido que desconocía la intención del Gobierno regional de poner en marcha la vía de la prohibición de la muerte del Toro de la Vega. "Hay varias circunstancias que nos hacían ver que se podía llegar a esto en algún momento, pero no teníamos constancia", ha apuntado González Poncela.

 

El primer edil ha negado, asimismo, que se haya producido una negociación con la Junta, aunque sí que ha apuntado que tanto la Junta como la Delegación del Gobierno sí que les han intentado "hacer ver" que debían tomar la vía de celebrar el festejo sin la muerte del toro, pero la respuesta del Ayuntamiento fue que debían ser los vecinos quienes lo determinen.

 

No obstante, el Consistorio tordesillano no ha convocado un referéndum o consulta ni ha tratado el asunto en el Pleno municipal. "Se ha hablado entre los con, en el pueblo porque es pequeño y todo entra en debate, pero en ningún momento hemos planteado la consulta", ha explicado, antes de considerar que el "objetivo" de la Junta de Castilla y León era que no se celebre el festejo como se ha hecho hasta ahora y que ha "conseguido su objetivo".

 

En cuanto a la defensa jurídica, González Poncela ha señalado que apelan a la ley que define la Tauromaquia como Patrimonio Cultural porque el propio texto define que "las fiestas y espectáculos taurinos incluyen no sólo las corridas de toros sino un numeroso conjunto de tradiciones y festejos populares vinculados al mundo del toro que a su vez comprenden lo que hoy entendemos como tauromaquia".

Noticias relacionadas