El Ayuntamiento de Cabezón confía que el puente retome la normalidad a primeros de noviembre

José López, primer teniente del Ayuntamiento de Cabezón de Pisuerga. A.MINGUEZA

José López, primer teniente de alcalde del municipio vallisoletano, asegura que hasta entonces "cerrarán muchos negocios" a consecuencia de los incidentes ocasionados por su caída.

La alegría y la preocupación se entremezclan este miércoles en el municipio vallisoletano de Cabezón de Pisuerga. Casi dos meses después el puente derruido volverá a acoger el paso peatonal de los ciudadanos, pero las consecuencias ya son terribles. “Hay muchos negocios que tendrán que cerrar hasta que todo vuelva a la normalidad”, decía el primer teniente del Ayuntamiento, José López. ¿Y cuándo estará arreglado del todo el mencionado puente y podrán pasar también vehículos? “Esperamos que se cumplan los plazos de trece semanas de obras, sería para principios de noviembre”, incidió.

 

La situación no es sencilla, claro. Al quedar el pueblo separado en dos mitades, han sido muchos los negocios que se han visto perjudicados por la falta de clientela y abastecimiento, entre otros problemas evidentes como que los habitantes no pudieran circular con normalidad por el pueblo. “La apertura a los peatones nos va a dar un respiro, pero ahora tenemos que seguir investigando las causas por las que se ha caído”, siguió López.

 

Y es que a día de hoy siguen sin conocerse a ciencia cierta los motivos, expuso el primer teniente, quien también quiso agradecer a instituciones públicas como la Junta de Castilla y León “su predisposición” para ayudar en todo momento. Ahora, en estas obras de trece semanas, se arreglará del todo el muro.

 

“La falta de un sitio por el que pasar afectó también a personas mayores, que a lo mejor lo tenían más complicado para andar, dar un rodeo y llegar al otro lado del pueblo. Ahora es una ventaja volver a contar con el puente”, concluyó López.