El Ayuntamiento busca reimpulsar las actuaciones musicales en bares de Valladolid

Concierto del grupo vallisoletano Sal Gorda en el Bar Buona Vita. A.MINGUEZA

Después del regreso de estos conciertos a pequeños locales y bares con el cambio de Ley el pasado 1 de enero, desde el Consistorio quieren potenciarse estas actividades culturales.

Todo cambió el pasado 1 de enero con un simple tachón en la Ley 10/2014, más conocida como la Ley de Medidas, en el Boletín Oficial del Estado de Castilla y León. La eliminación de una pequeña frase permitió que los pequeños conciertos y actuaciones en bares musicales regresaran de nuevo a Valladolid, siempre cumpliendo unos requisitos de ruido y de seguridad, de manera que se ponía así fin a muchos años de ‘sequía’ de notas en la ciudad. ¿Pero qué ha sido de esta medida nueve meses después?

 

La verdad es que, si bien sí se ha notado un cambio, la cosa no ha terminado de calar tanto como se esperaba. En las primeras semanas fue la entonces concejal de Cultura, Mercedes Cantaalapiedra, quien reconoció que los técnicos que debían ir a los bares a inspeccionar que todo estuviera en orden apenas tenían que hacer salidas, aunque parece que todo va remontando poco a poco.

 

Fue entonces, cuando las Elecciones Municipales colocaron a Óscar Puente y a su equipo de Gobierno al mando, el momento en que se dio una vuelta de tuerca. Precisamente este martes la concejal de Medio Ambiente y Desarrollo, María Sánchez, se reunió con la Asociación de Músicos de Valladolid para hacer con ellos un pequeño balance y calibrar así cómo se podía mejorar la situación.

 

“Ellos tenían inquietud por saber cómo están a día de hoy estas actuaciones en bares musicales y cómo se estaba aplicando por parte del Ayuntamiento esta nueva orden”, explica la edil a Tribuna. Precisamente la labor del Consistorio en este aspecto es escuchar a los bares que soliciten estos conciertos para mandar a un técnico que vea que los limitadores de ruido están en orden para dar el OK definitivo.

 

MEJORA EN LA ORGANIZACIÓN

 

“Los técnicos [presentes en la reunión] les dijeron cómo estaba todo actualmente y desde el punto de vista político nos comprometimos a buscar una solución”, sigue Sánchez, en referencia al desconocimiento que parecen tener los músicos de Valladolid para organizar sus conciertos.

 

“En verano y en Fiestas se ha visto que los grupos locales han tenido un hueco y entendemos también que en la época estival lo tienen que tener. Es una medida de estudio más a medio plazo”. Efectivamente, durante los festejos de la Virgen de San Lorenzo o en otras ocasiones como en el Día sin Coche se pudo ver cómo la ciudad se plagaba de pequeños conciertos de este tipo. Así las cosas, se intentará que aquellos músicos estén más al tanto de todo el entramado legal, algo que quizá no se hizo adecuadamente en estos meses.

 

“Había una falta de información importante”, se lamenta la concejal. “Hay una serie de condiciones por decibelios y hay gente que no los conoce bien. Se les ha dado esa información, más que nada para saber cómo estamos ahora y cómo se pueden programar los conciertos a día de hoy. En el futuro vamos a intentar que haya más música en Valladolid”, cierra Sánchez, antes de puntualizar que “siempre conciliando el descanso de los vecinos”. Y es que la música es importante, pero lo primero es lo primero.