El Ayuntamiento asegura que tiene “máximo compromiso de colaboración con la Justicia” para el Caso PGOU

PSOE e IU pedían la dimisión del alcalde y la creación de una comisión para investigar el caso, en el que fue el único punto del día del Pleno Extraordinario celebrado este lunes.

No hacía falta ser un genio para dar por hecho que, pese a que Izquierda Unida y PSOE consiguieron forzar el Pleno Extraordinario para tratar el Caso PGOU, no iba a haber dimisión del alcalde en esta mañana de lunes, tal y como se pedía. La moción, que también pedía la creación de una comisión para investigar la tramitación del Caso, fue echada para atrás gracias a la mayoría absoluta del Ayuntamiento.

 

No por ello dejó de ser un Pleno tenso, en el que el alcalde Javier León tuvo que pedir en repetidas ocasiones silencio a un público entre el que se encontraban celebridades de la oposición como Soraya Rodríguez, que no quiso perderse cómo se desarrollaba todo el entramado.

 

¿Y la respuesta del PP a las acusaciones? El partido dio la réplica con una enmienda en la que asegura “su máximo compromiso de colaboración con la Justicia”, además de “reprobar las condenas anticipadas que hace la oposición”.

 

PLENO EXTRAORDINARIO

 

El Pleno comenzó con el ruego de Manuel Saravia, portador de Izquierda Unida, para que la votación de la moción se hiciera de manera individual, con los miembros de los tres partidos votando de manera personal en vez de hacerse de conjuntamente. Una idea que acabaría de manera rocambolesca ya que para hacerse de semejante manera también tenía que aprobarse antes. El PP votó de manera conjunta en contra de que se votara de manera individual y no salió adelante. Fin de la historia.

 

Pero volviendo al inicio del Pleno, Saravia inició su discurso haciendo una cronología de la actuación del Ayuntamiento en el Caso PGOU, dividida según él en “cinco fases” desde que se inició hasta que “el alcalde dio por buenos las manipulaciones que tenía todo el documento final”.

 

“Se trata del episodio más bochornoso de la historia de este Ayuntamiento”, terminó su declaración Saravia que, al igual que haría más tarde el dirigente socialista Óscar Puente, se quejaría de no contar con el suficiente tiempo para tratar el tema.

 

Fue precisamente Puente el que tomaría la palabra después. “Puede que haya más o menos implicados en el Caso PGOU, importa poco cuántos sean al final, pero de lo que no hay duda es que el documento final se manipuló para beneficiar a diferentes empresas. Hay quienes, aunque no hayan salido culpados por el juez, han tapado y dejado actuar a otros perjudicando a la ciudad”.

 

Llegó entonces el turno de Jesús Enríquez –al que más tarde se le acusaría por comparecer en vez del alcalde, al que la oposición pidió que declarara- para tratar de aclarar el asunto. “Con esta ya son 13 las veces que vamos a defender la inocencia del Ayuntamiento, señor Puente. No se ha demostrado que hay nada ilegal en el PGOU, por ahora solo hay supuestos, y en ninguno de ellos el alcalde es culpable. Están tratando de criminalizarle”, continuó Enríquez, para seguir con un símil un poco particular.

 

“Si me lo permiten, señores de IU y PSOE, se han marcado ustedes un Matrix, han esquivado sus verdaderas responsabilidades y pretenden llegar a la alcaldía por abandono. Es lógico que se recurra a la justicia cuando se quiere aclarar algo, pero ustedes, que permítame la expresión, no son de fiar, la están entorpeciendo”, concluyó.

 

Volvió a ser entonces el turno de la oposición, que una vez más trató de pedir la dimisión del alcalde sacando a la luz la responsabilidad que quiere quitarse el alcalde, aunque fuera indirecta. “Hay planos y párrafos del plan que se cambiaron misteriosamente, ha habido fallos clamorosos que se intentaron tapar”, argumentaría Saravia. “El PP entorpeció la investigación y acusación del PSOE cuando se olió todo lo que había después”, proseguiría Puente.

 

La cuestión es que, después del último alegato de Enríquez, en el que concluyó diciendo que el PP siempre se ha ofrecido para cooperar con la Policía y la Justicia, la moción se votó. Y como no podía ser de otra manera, con la mayoría absoluta de los populares, no salió adelante, para que después el alcalde se envalentonara ante los medios anunciando su continuidad para las próximas elecciones. No corren buenos tiempos para la oposición del Ayuntamiento.