El Ayuntamiento aprueba la suspensión de la normativa de ruido durante el Carnaval en Valladolid

Una imagen del entierro de la sardina en un pasado Carnaval en Valladolid. BORIS GARCÍA

El alcalde, Óscar Puente, asegura que se trata de “algo habitual” y que se suele hacer en fechas concretas como en Fiestas de Valladolid o en los propios carnavales.

Hace apenas unos días el Ayuntamiento de Valladolid lo dejaba claro en la presentación de la programación de Carnaval que comenzará este mismo viernes en la ciudad; se intentará regular en la medida de lo posible el ruido nocturno, con el objetivo de conciliar adecuadamente el descanso vecinal y las ganas de fiesta que más de un vallisoletano pudiera tener. Pues bien, este miércoles se ha dado un paso más en este sentido, aunque a primera vista parezca contradictorio; se ha aprobado en Junta de Gobierno la suspensión de la normativa de ruido durante estos días.

 

“Es habitual, esa suspensión es normal en todos los eventos que se desarrollan en la calle”, ha explicado el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, este mismo miércoles a los medios. “En ferias la normativa del ruido se suspende con carácter habitual”. Esto, pese a ser un mero trámite, supone a la práctica que no se llevarán a cabo actividades sancionadoras por ruido desde este viernes hasta el próximo martes que concluya todo.

 

De esta manera el primer edil quiso dejar patente que es algo normal, no fuera de lo común, que se hace en los propios carnavales o durante las Fiestas de Valladolid. Pero ahí está la medida aprobado en la Junta en el apartado de Medio Ambiente y Sostenibilidad. “Suspensión provisional de los límites sonoros durante las actividades de carnavales 2016”. Más claro, imposible.

 

Cabe recordar en este sentido que la concejal de Cultura y Turismo, Ana Redondo, a la hora de dar a conocer todo aquello que organizará el Ayuntamiento en estas jornadas que podrían presumirse más ruidosas de lo habitual, dio a entender que se buscará el consenso general. “A partir de las 10.30 u 11 se pedirá ya que se module la música y el ruido, algo de lo que se encargarán los propios operarios municipales. Serán ellos quienes rebajen los decibelios y permitan a aquellos que lo deseen descansar”, dijo entonces Redondo.

 

“Simplemente esperamos que sea posible compatibilizar el descanso con la fiesta, respetándose unos a los otros, y es que van a ser unos días de un gran ambiente festivo”, concluyó la concejal. Por ahora, el trámite de suspensión ya se ha llevado a la práctica.

Noticias relacionadas