El Ayuntamiento acaba con el aparcamiento (ilegal pero consentido) de motos en Teresa Gil

El Servicio de Movilidad del Consistorio de Valladolid busca alternativas para ubicar un estacionamiento señalizado en la calle José María Lacort o ampliar el del mercado del Campillo.

La Policía Municipal de Valladolid ha clausurado este martes el aparcamiento (ilegal aunque consentido) que durante varios años han utilizado las motocicletas en la calle Teresa Gil junto al colegio García Quintana. La Policía ha advertido a través de su cuenta de twitter que sancionará a quien infrinja esta norma.

 

Hace unos días, el Concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Valladolid, Luis Vélez, lo anunció en rueda de prensa. No obstante, desde el departamento que dirige ya se está estudiando nuevas alternativas para que las motocicletas puedan aparcar en esa zona.

 

En este sentido, Luis Vélez anunció que el Servicio de Movilidad trabaja ya para implantar una pequeña zona de aparcamiento señalizado en la calle José María Lacort o ampliar las ya existentes en la calle Vega, junto al mercado del Campillo.

 

La decisión de retirar este improvisado aparcamiento de motos ha provocado reacciones que se han volcado en redes sociales. Los partidarios lo ven con muy buenos ojos, especialmente los padres y madres del colegio García Quintana que desde hace algún tiempo llevaban solicitando esta medida. Algunos moteros han exigido al Consistorio algún aparcamiento cercano y no entienden el porqué de la decisión que “no perjudicaba a nadie”.