El Ayuntamiento abre la puerta a coordinar entre sí las grandes citas culturales de Valladolid

Ana Redondo, concejal de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid. TRIBUNA

La concejal Ana Redondo se muestra partícipe de que Teatro Calderón y LAVA "dejen de vivir de espaldas el uno al otro" o establecer más contacto entre la Muestra Internacional de Teatro y el TAC.

La concejal de Cultura y Turismo de Valladolid, Ana Redondo, ha apostado por la "coordinación" a fin de que las grandes citas y eventos culturales de la ciudad "no se consuman en sí mismos", como a su juicio ocurre ahora, y pasen a ser "colofón" de una actividad regular desarrollada a lo largo del año.

 

En una entrevista concedida a Europa Press, Redondo acude a la receta de la "coordinación" para abordar el enfoque y la gestión de la actividad cultural de la ciudad, en sus distintas disciplinas, a fin de permitir la conexión entre ellas y, de este modo, propiciar que los grandes eventos no sean hechos aislados que se "consuman en sí mismos" y, por otro lado, que haya una actividad regular y cercana durante el resto del año.

 

"Lo importante de todo esto es que las grandes actividades en las distintas ramas no sean aisladas. Hasta ahora funcionan fantásticamente estas grandes apuestas artísticas, pero funcionan atomizadas, de forma aislada, se consumen en sí mismas", asegura la edil de Cultura en referencia a eventos como la Semana Internacional de Cine, la Feria del Libro o el Festival de Teatro y Artes de Calle (TAC).

 

Todas ellas, incide, son grandes actividades que "mueven, se vuelcan e implican" a la ciudad y a los vecinos, pero se necesita que esas "grandes manifestaciones" sean "el colofón a un año de actividad" desarrollada en los distintos espacios municipales como los centros cívicos o el Laboratorio de las Artes (LAVA).

 

Así, habla de sectores artísticos -"se puede analizar la variedad y la riqueza cultural que mueve esta ciudad sobre la base de las distintas ramas artísticas"- y, en lo que a las artes escénicas se refiere, el "reto" pasa por que los dos grandes espacios municipales, el Teatro Calderón y el LAVA, dejen de "vivir de espaldas el uno al otro" y "sin mirarse ni de reojo".

 

Por ello, apuesta por configurar un equipo que integre a los responsables de ambos espacios para que se sienten a programar juntos una actividad "complementaria" que dé cabida a todas las manifestaciones en artes escénicas para así satisfacer a públicos "muy diversos".

 

"DIÁLOGO PERMANENTE"

 

En la misma línea ubica Ana Redondo el "diálogo permanente" que se busca establecer entre la Muestra Internacional de Teatro y el TAC, apuesta que, además de contar con dotación presupuestaria, persigue que la Muestra incorpore al TAC, "una de las actividades mejor valoradas, más queridas y apreciadas" de las que se celebran en Valladolid.

 

"Se trata de hacer un gran festival que aúne el teatro de sala, con manifestaciones vanguardistas y diferentes, pero sin olvidar que esa actividad de calle es muy apreciada y se puede y debe incorporar", incide la concejal, quien extiende esta concepción de la actividad cultural al ámbito del libro y la literatura, "tan rica en esta ciudad", a fin de que toda esa actividad no se ciña a la celebración de la Feria.

 

Redondo, quien ha trasladado su deseo de que la cita de 2016, a desarrollarse en la plaza Mayor, sea "muy potente", para lo que se destina una partida de casi 300.000 euros, insiste en la "necesidad de coordinar", durante todo el año, acciones como presentaciones de libros, clubes de lectura o clubes infantiles de lectura "para ir generando públicos y cultura".

 

En el caso de la Seminci, Ana Redondo considera que no puede ser "un maravilloso festival que dura siete días": la pretensión pasa por que la Semana sea "el cénit" de toda una actividad que, a lo largo del año, propicie que los creadores de la ciudad pueden hacer sus aportaciones con sus trabajos. "No se va a reducir a lo que se hace aquí, pero lo que se hace aquí y es de calidad, y cada vez lo es más, se tiene que poder manifestar".

 

Esa será la línea de trabajo fijada para el año 2016 aunque "ya se empiezan a ver" algunas cuestiones como una "mayor flexibilidad" a la hora de "acompañar, facilitar y potenciar" la creación y a sus autores. "Estoy convencida de que 2016 será un año decisivo para que todas estas apuestas artísticas, muchas de gran calidad, tengan sus espacios y sus públicos", concluye la edil.