El Aula logra un empate ante el Cleba con sabor a victoria

Valentín G. de Garibay

Las vallisoletanas empatan en el derbi gracias a un gol de pemalti de Silvia Arderius con el reloj ya en cero.

El Aula Valladolid no pudo sumar en el Palacio de los Deportes de León su tercera victoria consecutiva pero lograron un punto de oro con sabor a victoria. Las vallisoletanas que fueron por debajo en el marcador durante buena parte del derbi ante el Cleba salvaron, al menos, un punto en el último suspiro.

 

Un penalti anotado con el reloj a cero por la central Silvia Arderius, que se convirtió en la mejor de las de Peñas anotando 13 goles, sirvió a las visitantes para rascar un empate que demostró lo que decía el técnico del Aula en la previa, la dificultad de sumar ante el renovado conjunto leonés.

 

Pese a todo, el Cleba continúa sin poder ganar al equipo vallisoletano desde que éste ascendió a la máxima categoría del balonmano femenino español, algo que demuestra el crecimeinto del Aula Valladolid. En esta ocasión, a la sexta fue la vencida, y el equipo dirigido por Miguel Ángel Peñas no pudo sumar un triunfo que le hubiese permitido dar un golpe de autoridad tras sus dos victorias en las jornadas anteriores.

 

Como se advertía esta semana, el choque muy igualado y las locales no tenían intención de dar su brazo a torcer ante un equipo a que nunca habían ganado en División de Honor. Algo que se demostró desde el inicio. Y es que, el Aula, que comenzó marcado y poniéndose por delante ya nunca más lo hizo, salvo en una ocasión.

 

Hasta el acuador del primer acto, el partido fue extremadamente igualado. El intercambio de goles en ambas porterías era constante y salvo alguna ventaja por la mínima de las locales, el resultado estaba equilibrado. El Cleba logró un parcial de 3-0 y se colocaba con tres tantos de ventaja. El Aula reaccionó y volvió a acercarse a las de Francisco Álvarez que guiadas por los goles de Marta Méndez y la velocidad de Raquel Caño, complicaban mucho la vida a las de Peñas.

 

Otro parcial de 3-0 a favor del Cleba, que aprovechaba la exclusión de la visitante Celia López, provocaba que las leonesas se marcharan al descanso con ventaja de cuatro tantos, la máxima del partido hasta ese momento.

 

Era tiempo para reaccionar y tras el paso por vestuarios el Aula lo logró, aunque eso sí, poco a poco. Conforme iban avanzando los minutos, y a base de intensidad, garra, ímpetu y mucho corazón, se fueron acercando a las locales.

 

La afición visitante, que puso la nota de color en el Palacio de los Deportes, llevó en volandas a su equipo y éste contestaba con un juego rápido y vistoso. Los goles iban llegando al casillero del Aula Valladolid y Silvia Arderius tiraba del equipo para comandar la remontada.

 

Corría el minuto 21 cuando dos tantos casi consecutivos de Cris Cifuentes y Patri Macías establecía el empate a 31 en el marcador. Fue entonces cuando llegó la jugada clave del encuentro. Doble exclusión a la propia Cristina Cifuentes que aprovechaban las locales para endosar otro parcial de 4-1. De nuevo, tres goles abajo. Ahora, a falta de menos de cinco minutos para la conclusión.

 

Pese a tener todo en contra, el Aula Valladolid volvió a tirar de orgullo. Como en las mejores ocasiones, las vallisoletanas apretaron los dientes para demostrar porqué eran las cuartas clasificadas de la liga y consiguieron empatar de nuevo el partido cuando apenas faltaba un minuto para el final.

 

El Cleba anotaba su gol número 37 por medio de María del Carmen Sánchez y el Palacio coreaba la victoria de las suyas, que veían como por primera vez podían ganar al Aula. Sin embargo, Miguel Ángel Peñas tenía guardado un as en la manga. El técnico pedía tiempo muerto a falta de sólo ocho segundos para el final, y como ocurrió ante el Guardés, la jugada maestra salió. El golpe franco acababa en siete metros a favor de las vallisoletanas cuando el reloj ya estaba a cero.

 

Silvia Arderius, le mejor hasta ese momento, tomaba la responsabilidad y pese a que si convertía el penalti sumaba trece goles a su casillero, en esta ocasión, el número gafe no fue tal. Su tanto número 13 sirvió para que Aula valladolid sumase un punto de oro.

 

Un empate con sabor a victoria por lo costoso de la emprea y por haber culminado otra histórica remontada. De nuevo el Aula demostraba su corage, su tesón y sus ganas de seguir creciendo. El Aula no perdía un punto en el derbi, ganaba un punto con mayúsculas.