El Aula Cultural se impone de manera magistral al Canyamelar Valencia (25-28)

VALENTÍN G. GARIBAY

Las de Miguel Ángel Peñas firmaron una excepcional segunda mitad para llevarse el partido y seguir en la escalada de la clasificación.

FICHA TÉCNICA:

 

H. Canyamelar Valencia 25: Mª Amparo Aguas (p), Patricia Alonso (11), Sara Bravo (1), Beatriz Herreros (4), Sheila Segura (3), Mireia Payá (3), Cristina Morell (3), Patricia Descalzo (0), Estefanía Descalzo (0), Dolors Esterri (0), Laura Gutiérrez (p), Silvia Amo (0), Patricia Cañavera (0). 

 

Aula Cultural 28: Lulu Guerra (p), Celia López (3), Alicia Torres (4), Cristina Cifuentes (1), Alicia Fernández (9), Amaia G. Garibay (6), Beatriz Casquero (0), Ángela Nieto (0), Ana Vergara (0), Teresa Álvarez (1), Ana Viloria (2), Laura Muñiz (p), Patri Fernández (0) y María G. Niño (0).

 

Parciales: 3-2, 3-4, 7-4, 8-7, 9-9, 9-10 (descanso); 12-13, 14-17, 16-21, 19-24, 20-27 y 25-28.

 

Árbitros: Alberto Ballano (Cataluña) y Juan Jesús Belloso (Navarra) que excluyeron a Beatriz Herreros, Dolors Esterri y expulsaron por tarjeta roja a Cristina Morell por parte del equipo local y excluyeron a Teresa Álvarez por parte del Bm Aula.

 
Incidencias: Partido correspondiente a la 14ª jornada de la División de Honor disputado en el Polideportivo Municipal del Cabañal (Valencia). Excelente entrada en el pabellón levantino e importante número de espectadores procedentes de Valladolid.

El Aula Cultural se llevaba con autoridad un partido en uno de los desplazamientos más complicados de la temporada gracias a una gran segunda parte ante un correosos Canyamelar Valencia que vendió muy cara su derrota. Dos puntos más que hacen que las de Peñas sigan logrando unos números estratosféricos en este segundo año en la máxima categoría del balonmano femenino nacional.

 

El encuentro comenzó con mucha igualdad. A cada gol de las locales, el BM Aula respondía haciendo gala de su calidad en los momentos decisivos de las jugadas de ataque. Sin embargo, las vallisoletanas parecían atascarse en algunas jugadas, sobre todo, porque las valencianas obligaban a realizar ataques estáticos a las de Peñas, algo que sigue siendo un hándicap para el Aula Cultural. Pese a ello, Lourdes Guerra en portería evitaba que el equipo local se fuera en el marcador.

 

La portera canaria, con varias intervenciones de mérito, incluida la detención de un lanzamiento de siete metros, conseguía mantener en el partido a su equipo en los primeros minutos, sin embargo, los fallos en ataque del BM Aula se convirtieron en tónica general durante varios minutos. Por eso, el Canyamelar Valencia, se aprovechó de dicha circunstancia para adquirir la mayor ventaja del primer tramo de partido, tres goles. Con el 7-4 en el electrónico del Cabañal, el encuentro parecía controlado por las locales, sobre todo, teniendo en cuenta que la guardameta levantina Amparo Aguas también contribuía con grandes paradas.

 

Por debajo en el marcador, las dos jugadoras zurdas del BM Aula tomaron el protagonismo. Varios goles importantes de la extremo Ana Viloria y de la lateral María G. Niño daban la vuelta al electrónico. Con su juego y sus tantos las dos hacían olvidar a Isabel Calderón, que no pudo viajar a Valencia por motivos laborales, con varias jugadas que equilibraban el choque entre levantinas y castellano y leonesas. Alicia Fernández y la pareja Celia López – Cristina Cifuentes, también tiraban de un carro vallisoletano que, a falta de juego, tiraba de garra e intensidad para seguir teniendo opciones.

 

Mientras tanto, Lulú seguía con su particular recital bajo palos deteniendo varios lanzamientos de contraataque evitando que los malos momentos de su equipo sirvieran al Canyamelar para adquirir una diferencia importante. Sin duda, la insular era la mejor del partido hasta ese instante. Tanto que poco después, detenía hasta otras dos penas máximas, demostrando que era la gran protagonista.  Algo que provocaba que el Aula se pudiera poner por delante por segunda vez en el partido 9-10. Un resultado que se mantendría al llegar  al descanso.

 

Sin hacer un buen primer tiempo, el BM Aula se marchaba a los vestuarios con ventaja aprovechándose de los errores de un Canyamelar que pecó de cierto nerviosismo jugando ante su afición. Algo muy positivo viendo como se habían desarrollado los primeros treinta minutos de partido.

 

El segundo tiempo comenzaba igual que lo hizo el primero, es decir, con un intercambio de goles entre los dos equipos que provocaba que en poco tiempo el marcador se elevase a 12-14, la máxima ventaja de las vallisoletanas en el partido, gracias a dos tantos consecutivos de la gallega Alicia Fernández. Justo antes, una de las jugadoras más destacadas del equipo local, Cristina Morrel, era descalificada por una acción antirreglamentaria. Una jugada que marcaría el choque.

 

El enésimo ‘paradón’ de Lulú y los posteriores goles de Amaia y los dos de Alicia Fernández ponían la ventaja para el Aula en +5 (14-19). Era el momento de rematar la remontada. El Canyamelar pagaba caro sus errores y el Aula los aprovechaba. Los dos puntos parecían cercanos a las vallisoletanas pero aún quedaba un mundo. Dos contragolpes culminados por Alicia Fernández y Amaia despejaban las dudas existentes sobre el parqué del Cabañal con seis tantos de ventaja para el Aula. Sin embargo, las locales se fueron descaradamente arriba. Estaban ante su última oportunidad.

 

Un parcial de 3-0 para las levantinas las volvía a meter en el partido. Dos faltas en ataque del Aula y tres contraataques acertados por el Canyamelar hacían reaccionar al Aula que marcaba y volvía a adquirir una ventaja de cuatro goles. Rápidamente el equipo local reducía la ventaja. Pero tres nuevos goles visitantes aumentaban la distancia a los seis tantos gracias al resurgir de Amaia y de la pivote Alicia Torres, casi inéditas hasta ese instante. Sólo había que aguantar el marcador.  Los siete goles de ventaja eran definitivos (19-26).

 

Al final, 25-28 debido a la relajación evidente en los últimos minutos de partido. El esfuerzo estaba ya hecho ya la merecida victoria en el zurrón de un equipo vallisoletano que vuelve a dar un golpe encima de la mesa en esa lucha por la cuarta plaza.