El Aula Cultural remonta ante el Canyamelar y firma la permanencia (22-26)

VALENTÍN G. GARIBAY

Las chicas de Miguel Ángel Peñas consiguen su tercera victoria consecutiva, la segunda fuera de casa, y se aseguran seguir en la élite gracias a 18 puntos en la tabla.

FICHA TÉCNICA:

 

Canyamelar Valencia 22: Carol Gimeno, Gemma Santaisabel (3), Estefanía Descalzo, Patricia Descalzo (2), Dolors Esterri (2), Cristina Morell (1), Mireia Payá (6), Silvia Amo, Sheila Segura (4), Sara Bravo (1), Paula Llinares (2), Patricia Cañavera (1) y Amparo Aguas (ps).

 

Aula Cultural 26: Mariia Makarenko (p), Celia López (5), Ana Vergara (1), Cecilia Cossío, Amaia González (8), Beatriz Casquero (1), Ángela Nieto (1), Patricia Fernández (1), Cristina Cifuentes (6), Teresa Álvarez (3), María González (p) y Laura Muñiz (p).

 

Parciales: 2-1, 5-3, 6-5, 10-6, 13-7, 14-9 // 15-10, 16-15, 17-18, 19-20, 21-25 y 26-30.

 

Árbitros: Alberto Hermoso y David  Mojo de la Federación madrileña que excluyeron a Paula Llinares, Gemma Santaisabel y Sheila Segura (2) por parte del Canyamelar Valencia y a Cecilia Cossío y Celia López por parte del Aula Cultural.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 19ª jornada de liga de División de Honor disputado en el Polideportivo Municipal el Cabañal (Valencia).

El Aula Cultural ya puede presumir de ser equipo de División de Honor una temporada más. El conjunto vallisoletano estará el año que viene en la máxima categoría del balonmano femenino nacional gracias a una nueva victoria que hace que las chicas de Miguel Ángel Peñas lleguen al objetivo de los 18 puntos. Una cifra que el propio entrenador vallisoletano señaló al principio de la temporada como prioritaria para lograr la salvación.

 

Los cálculos de Peñas se acabaron cumpliendo en una cancha muy complicada, la del Canyamelar Valencia. Allí, el BM Aula logró la tercera victoria consecutiva en esta liga, la segunda como visitante, después de remontar un encuentro que en el ecuador de la primera mitad se comenzó a complicar de manera notable.

 

Hasta ese momento, el partido se había mantenido extremadamente equilibrado con rentas que nunca superaron los dos goles de diferencia. El Canyamelar, más activo en los primeros compases, mostraba más acierto de cara a portería y los goles de Gemma Santaisabel hacía que las valencianas se fueran en el marcador, hasta por dos veces, con una mínima ventaja de dos goles.

 

Pese al dominio local tanto en el juego como en el electrónico del Cabañal, las vallisoletanas no se iban del partido. Cristina Cifuentes empataba el choque hasta en tres ocasiones con tres tantos casi consecutivos, convirtiéndose en una de las jugadoras más destacadas en estos primeros minutos de juego.

 

Sin embargo, cuando parecía que el equilibrio seguiría siendo la tónica predominante sobre el parqué valenciano, volvió a aparecer la figura de Gemma Santaisabel. La levantina se echó el equipo a la espalda y con dos goles suyos, el Canyamelar se fue por primera vez en el marcador con una ventaja considerable. Dos tantos más de las locales Mireia Payá y Sheila Segura, hacían que el marcador señalase una importante diferencia de +5 para las valencianas en el minuto 20 de juego.

 

Desde ese momento, hasta el final de la primera mitad, el intercambio de golpes entre los dos contendientes fue constante. Diez minutos de locura donde el BM Aula Cultural afinó un poco más su puntería en ataque y donde el conjunto local respondía una y otra vez a los intentos del conjunto castellano por acercarse en el marcador. Por eso, al descanso se llegó con un resultado de 14-9 favorable a un Canyamelar Valencia que parecía tener encarrilado el choque a su favor.

 

A priori, la renta del equipo local parecía una ventaja cómoda para administrar en el segundo tiempo. El problema es que enfrente estaba el BM Aula Cultural, un equipo que esta temporada se estaba acostumbrando a remontar partidos que se les había puesto muy cuesta arriba. En Valencia no iba a ser menos, y poco a poco el BM Aula Cultural fue reduciendo la diferencia.

 

En un abrir y cerrar de ojos, concretamente en diez minutos se pasó de un 15-10 favorable al Canyamelar a un 16-18 para el BM Aula. Un parcial de 1-8 provocó un giro radical a un guión que parecía inamovible. De nuevo, el BM Aula había sacado fuerzas de flaqueza para voltear un partido que tenía muy en contra. Una vez más, el equipo de miguel Ángel peñas se reponía del esfuerzo inicial para dar la vuelta al electrónico.

 

Amaia González, que acabó como máxima anotadora del choque por enésima vez esta temporada, comandó la remontada con cuatro goles casi seguidos. Celia López, con tres más, se convirtió en su mejor aliada a la hora de perforar la portería visitante. Incluso la juvenil Ángela Nieto se unió a la fiesta goleadora del BM Aula aprovechando a la perfección los minutos de juego que la dio el técnico visitante.

 

El Aula había revertido la dramática situación en la que se había visto envuelto pero tenía que cerrar el partido. Una vez más, el conjunto vallisoletano hizo muestra de que ahora sí, esta completamente asentado en la máxima categoría del balonmano femenino nacional, y no dejó escapar la oportunidad de sumar otros dos nuevos puntos haciendo gala de mucha serenidad y experiencia en los momentos decisivos del encuentro.

 

En defensa, la actitud mejoró aún más si cabe, y en ataque, la afectividad volvió a ser la de las mejores ocasiones. Por si quedaba alguna duda, los goles de Cristina Cifuentes, Bea Casquero, Celia López, y Amaia Garibay por partida doble tranquilizaba a un Miguel Ángel Peñas satisfecho del trabajo bien hecho. De nuevo, el BM Aula Cultural volvía a ser el equipo que todos conocemos. Por segunda ocasión consecutiva, el viaje a Valladolid se convirtió en una fiesta. Una victoria merecida que además trae consigo la ansiada permanencia.