El Aula Cultural firma un empate con sabor a victoria

Las vallisoletanas remontan heróicamente para cosechar su primer punto como locales.

Aula Cultural 24: Lourdes Guerra (p) Patricia Fernández, Celia López (7), Ana Vergara (1), Ángela Nieto, Isabel Calderón (5), Alicia Torres (2), Cristina Cifuentes (1), Raquel de la Cruz (5), Teresa Álvarez, Cecilia Cossío, Bea Casquero, Laura Muñíz (p) y Amaia Garibay (3).

 

Prosetecnisa Zuazo 24: Tania Yáñez (3), Ainhoa Hernández (6), Yanire Echabe (2), Ohiane Gil (1), Mirem Aldecoa, Leticia Cobo, Alexandra Gil (2), María Esteban (p), Patricia Ahedo (4), Vanessa Álvarez (4), Nahia Galarza, Nagore Andraka, Jessica Bonilla (2) y Verónica Fernández (p).

 

Parciales: 2-1, 4-4, 6-7, 7-10, 9-12, 11-13 //13-15, 16-18, 19-18, 22-19, 23-22, 24-24

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 4ª jornada de liga de División de Honor disputado en el Polideportivo Miriam Blasco ante unos 400 espectadores.

El Aula Cultural ha sumado su primer punto como local esta temporada gracias a una extraordinaria remontada ante un rival directo como el Prosetecnisa Zuazo. Las vallisoletanas fueron por debajo en el marcador casi tres cuartos de hora, pero sacaron fuerzas de flaqueza en los minutos finales para, al menos, salvar un valioso punto ante un potente conjunto vasco.

 

Al contrario de lo que pasó hace justo siete días en Gran Canaria ante el Rocasa, en esta ocasión las vallisoletanas comenzaron perdiendo. Afortunadamente, las jugadoras de Miguel Ángel Peñas supieron enderezar a tiempo el rumbo de su juego para volverse a meter en el partido. En los últimos compases del encuentro cualquiera de los dos conjuntos pudo haber ganado pero las tablas que quedaron reflejadas al final en el electrónico del Polideportivo Miriam Blasco pueden considerarse justas viendo los méritos de ambos contendientes.

 

 Las visitantes, más experimentadas, pronto se pusieron por delante gracias a una eficacia en ataque digana de elogio. Las vizcaínas no perdonaban en sus llegadas a las inmedicacions de la guadameta Lulu Guerra, y aunque la canaria mostró un grandísimo nivel con varias paradas de mérito, poco pudo hacer por evitar que las visitantes se fueran distanciando. Además, la defensa de Zuazo funcionaba a la perfección y el BM Aula se mostraba demasiado 'espeso' en su juego ofensivo.

 

Con todo ello, las vascas dominaban en el juego y también en el marcador, aunque despyués del paso por vestuarios el guión dio un giro radical. Tras la charla en el descanso de Miguel Ángel Peñas, las jugadoras locales salieron mucho más 'enchufadas' y poco a poco el partido se igualaba. La defensa vallisoletana regresaba a su mejor versión y en ataque, las cosas mejoraban sobremanera. Aquellos balones que se perdían lejos de la portería vasca, ahora entraban entre los tres palos, y parecía que la suerte, que había sido inexistente durante la primera mitad, regresaba al Miriam Blasco para beneficio del CD Balonmano Aula.

 

Tanto cambiaron las cosas, que a mitad de la segunda parte, el BM Aula dominaba el marcador con tres goles de diferencia sobre su rival. Sin embargo, en ese momento llegó el momento clave del choque. Una mala caída sobre el parqué de Lulu Guerra tras una parada, hizo saltar las alarmas. La rodilla de la portera canaria se inflamaba y una de las baluartes del éxito del conjunto vallisoletano tuvo que decir adiós al partido. Cuando mejor jugaban las locales, el mazazo anímico volvió a equilibrar la balanza. Un equilibrio que se mantendría hasta el final.

 

Incluso con empate a 24 en el marcador el BM Aula pudo ganar, pero el lanzamiento forzado de una Raquel de la Cruz, que hasta ese momento había firmado un encuentro excelente, no vio portería. Un punto, el primero en casa, con sabor a victoria, que se empañó por la lesión de Guerra. En los próximos días, las pruebas médicas confirmarán el alcance de la lesión. Un inconveniente que no debe frenar el crecimiento exponencial de un equipo llamado a lograr importantes hazañas esta temporada.