Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Aula Cultural busca una reacción ante el Canyamelar valenciano

El equipo necesita reaccionar después de su última derrota y la grave lesión de su portero titular, Lulú Guerra. 

Tras la abultada derrota en tierras gallegas ante el BM Porriño y la dolorosa noticia de la lesión de larga duración de su guardameta titular Lourdes Guerra, el CD Balonmano Aula regresa a Valladolid con el objetivo de lograr su segunda victoria del curso, la que sería la primera como local, en su choque ante el Canyamelar Valencia. Un encuentro donde los puntos en juego son fundamentales para el futuro del conjunto dirigido por Miguel Ángel Peñas, pero donde las vallisoletanas desean, sobre todo, lavar la mala imagen dada en el último encuentro liguero.

 

Enfrente estará un conjunto levantino que hasta la fecha ha logrado tres victorias en cinco partidos y que se sitúa quinto en la tabla. Un equipo ‘peligroso’ que llega al Polideportivo Miriam Blasco con la intención de lograr sumar dos nuevos puntos que le mantenga en la zona noble de la clasificación para seguir optando a disputar la próxima Copa de la Reina. Su potencial se basa, como ha señalado el propio técnico vallisoletano, en un bloque sólido, consolidado en la categoría y  formado por jugadoras donde se mezcla la experiencia y la juventud. Características que hace que el rival del BM Aula Cultural en este próximo compromiso, esté, a priori, un peldaño por encima del cuadro castellano.

 

Por su parte, el Aula Cultural llega al choque con la moral ‘tocada’ por los últimos acontecimientos aunque siendo conscientes de que la única forma de recuperarse anímicamente es ganando a Valencia. Para ello, el cuadro vallisoletano se ha conjurado durante toda la semana para sumar la que sería su segunda victoria de la temporada y espantar los ‘fantasmas’ de los últimos días. Las jugadoras vallisoletanas están convencidas de un triunfo más que necesario desde el plano deportivo y que también serviría para dedicárselo a ‘Lulu’ tras conocer esta pasada semana que estará fuera de las pistas de seis a nueve meses.

 

Una vez más, la clave para ganar estará en la actitud que muestre el Aula Cultural. Siete días después de la ‘debacle de Porriño’ habrá que comprobar si la mala imagen del pasado fin de semana era sólo un espejismo y el BM Aula logra regresar a su habitual forma de juego basado en la velocidad, la gran defensa y la eficacia en el contraataque. Unas señas de identidad que han llevado a este equipo a estar entre los ‘grandes’ y que habrá que volver a poner de manifiesto para llevarse los dos puntos. Por otro lado, las miradas volverán a centrarse en la portería. Tras un discreto partido en Galicia tanto la experimentada María Hernández como la joven Laura Muñiz tendrán ante sí otro nuevo ‘examen’. Una complicada misión que no es otra que sustituir a su compañera ‘Lulú’ Guerra.

 

Un encuentro con muchos alicientes donde las diferentes necesidades de los dos equipos se medirán en el Miriam Blasco. Un Polideportivo donde la afición local aún no ha vivido una victoria de su equipo en la máxima categoría. Un triunfo que todo el entorno del club está convencido de lograr ante el Canyamelar Valencia para recuperar cuanto antes las buenas sensaciones.

 

El técnico local, Miguel Ángel Peñas ha advertido en la previa de este encuentro que “es fundamental recuperar la confianza en nosotros mismos para volver a coger el mejor nivel de juego y poder plantar cara a un rival que va a estar arriba a final de temporada”. “Hemos hablado mucho durante esta semana para recuperarnos anímicamente, hemos analizado los errores y nos hemos convencido de que el partido ante Porriño ha sido sólo un tropiezo. Un encuentro malo lo podemos tener cualquier día, pero ya no podemos fallar más ya que para nosotros todas las jornadas nos vamos a jugar una final por la permanencia. Tenemos que volver a ser ese equipo de garra, de actitud y sobre todo competitivo que ha plantado cara a grandes equipos en este inicio liguero”. Palabras contundentes de Peñas que han calado hondo en un vestuario cargado de ilusión y con ganas de volver a ser el Aula Cultural que nos ha hecho disfrutar en los últimos tiempos.