El Atlético Valladolid ya vislumbra el ascenso a la ASOBAL

Una acción del encuentro disputado en Huerta del Rey.

El equipo vallisoletano se impuso en Huerta del Rey con toda una lección en defensa durante la segunda parte, dejando a su rival en solo 8 goles. 

Atlético Valladolid  (30): Javi Díaz (portero), Diego Camino (1), Fernando Hernández (8), Filip Kallman (-), David Fernández (2), Gonzalo Viscovich (4), Luisma Lorasque (6) -siete inicial- Roberto Turrado (-), Roberto Pérez (2), Alfonso de la Rubia (2), Sebastián Kramarz (3), Sergi Grossi (-), Jose A. Delgado Ávila (-), Daniel Pérez (1), Joel Gómez (1) y César Pérez (portero).

 

Amenabar ZKE (19): Julen de Carlos (portero), Julen Aguirregomezkorta (-), Xabat Olaizola (4), Josu Lertxundi (-), Josu Atorrasagasti (2), Jurgi Ondarra (-), Mikel Beristain (2) -siete inicial- Ander Torriko (3), Mikel Iraeta (2), David Aguirrezabalaga (-), Ander Garate (3), Mikel Martínez (3), Josu Atorrasagasti (-), Iñigo Etxaniz (-), Asier Iztueta (-), Paulo Ostolaza (portero), Eneko Goenaga (-)

 

Parciales cada 5 minutos: 3-3, 7-5, 8-6, 10-6, 14-9, 16-11 -descanso- 18-11, 21-11, 23-12, 25-14, 28-16 y 30-19

 

Árbitros: Efrén Muñoz y Julio Posada. Excluyeron a Julen Aguirregomezcorta (2’), Mikel Martínez (23’), Sebastián Kramarz (55’)

 

Pabellón: Pabellón Huerta del Rey (Valladolid) ante 1.800 espectadores.

El Atlético Valladolid se marcha al parón liguero con una nueva victoria en su casillero después de ganar al Amenabar ZKE en Huerta del Rey por 30-19. Un triunfo fundamentado en la gran defensa del conjunto pucelano, que fue un rodillo en la segunda parte, y que además le deja tres puntos por encima de su siguiente rival, Bidasoa Irún, que cayó ante el Barça B.

 

Tras este partido la liga para durante tres semanas por la disputa del Preolímpico por parte de la selección española. De este modo, el Atlético Valladolid no volverá a jugar hasta el día 16 de abril, cuando visite la pista del Viveros Herol BM Nava.

 

La victoria vallisoletana ante el Amenabar ZKE tuvo un sabor mucho más dulce gracias a la derrota de su principal perseguidor en la clasificación, Bidasoa Irún. El conjunto irundarra cayó derrotado en su visita al FC Barcelona B Lassa por 31-27 y ahora se queda a tres puntos del Atlético Valladolid Recoletas a falta de seis jornadas para el final.

 

El equipo vallisoletano esta vez no se durmió en el inicio y saltó a la pista mucho más concentrado que en jornadas anteriores. Una defensa más intensa desde el principio permitió a los locales tomar una cómoda ventaja ya en el minuto 7 (6-3), que poco a poco fue ampliándose sin excesivos problemas para los de Nacho González. El acierto de Fernando Hernández desde los 7 metros (4 de 4 en la primera parte), el gran trabajo de Luisma Lorasque en el pivote (3 goles), las paradas de Javi Díaz y la gran actuación defensiva conjunta fueron suficiente para superar a los de Zarautz en la primera mitad.

 

El 11-6 del minuto 20 obligó a Amenabar ZKE a parar el partido y pedir tiempo muerto. Pero no fue suficiente y la ventaja local continuó igual hasta el descanso (16-11). Lo peor fue la lesión de Roberto Turrado en el tobillo, que tuvo que abandonar la pista y ya no pudo volver a jugar.

 

El inicio de la segunda parte fue demoledor para el Amenabar ZKE ya que se estrelló con el muro de la defensa vallisoletana, con Sebas Kramarz y Filip Kallman brillantes en el centro ante la ausencia de Turrado y un Javi Díaz inspiradísimo (detuvo varios lanzamientos y un 7 metros a Ander Torriko). El Atlético Valladolid secó las penetraciones visitantes, frenó sus pases y su lanzamiento exterior, dejando sin huecos a un Amenabar ZKE que no sabía qué hacer.

 

Los vallisoletanos dejaron durante trece minutos sin anotar al Amenabar ZKE, pero el  23-11 del minuto 42 dejaba ya el camino franco para el triunfo local. Dos tiempos muertos pedidos por Aitor Urbitarte no arreglaron nada aunque el parcial se frenó en un 7-0 desde el descanso.

 

Mikel Martínez rompió la mala racha de los de Zarautz (23-12, minuto 45) pero el triunfo vallisoletano estaba ya asegurado y el resto de partido transcurrió plácidamente para el Atlético Valladolid Recoletas, que sumó su 22ª victoria de la temporada