El Atlético Valladolid muestra su carácter ante un Naturhouse La Rioja

Los vallisoletanos perdieron en Huerta del Rey ante el rival de Asobal, pero mostraron orgullo, calidad y mucho carácter. 

Atlético Valladolid Recoletas (27): Javi Díaz (portero), Diego Camino (2), Filip Kallman (5), Gonzalo Viscovich (-), Luisma Lorasque (4), Roberto Turrado (-), Roberto Pérez (4), Arturo Barcenilla (-), Alfonso de la Rubia (5), Sebastián Kramarz (3), Sergi Grossi (2), Jose A. Delgado Ávila (-), Daniel Pérez (-), Joel Gómez (1) y César Pérez (portero).

 

Naturhouse La Rioja (30): Richard Kappelin (portero), Miguel Sánchez (4), Alberto Val (1), Víctor Vigo (2), Pedro Rodríguez (5), Ángel Fernández (7), Carlos Molina (3), Javier García (1), Imanol Garciandia (1), Gurutz Aguinagalde (portero), Pablo Cacheda (2), Luis Felipe Jiménez (2), Rubén Garabaya (2)

 

Parciales cada 5 minutos: 3-4, 4-8, 6-10, 9-12, 11-13, 15-15 -descanso- 17-18, 18-19, 20-25, 21-28, 24-29, 27-30

 

Árbitros: Antonio Merino y Luis Ignacio Colmenero. Excluyeron a Garabaya (19’), Garciandía (29’), Luis Felipe Jiménez (32’), Roberto Pérez (32’), Roberto Turrado (41’)

 

Pabellón: Pabellón Huerta del Rey (Valladolid) ante 1.200 espectadores. El Atlético Valladolid en manos de su técnico, Nacho González, hizo entrega de una camiseta del equipo al entrenador del Naturhouse La Rioja, Jesús Javier González Jota.

El Atlético Valladolid Recoletas se enfrentó por tercera vez en su historia a un equipo Asobal, el Naturhouse La Rioja, al que plantó cara hasta que las fuerzas acompañaron, dejando un buen sabor de boca a los aficionados a pesar de la derrota. El carácter de los de Nacho González permitió ver un partido atractivo y bonito para los espectadores que acudieron a Huerta del Rey.

 

El segundo clasificado de Asobal se midió al líder de Plata y aunque las diferencias de plantilla son evidentes, el Atlético Valladolid Recoletas firmó un más que correcto partido. No estuvieron ni David Fernández, lesionado, ni Fernando Hernández. El capitán se encuentra en La Bañeza con el equipo juvenil que disputa la fase final del Campeonato de Castilla y León.

 

Por su parte, el técnico del Naturhouse La Rioja, el vallisoletano Jota no pudo contar con Albert Rocas, Philip Stenmalm ni Haniel Langaro pero su equipo salió a la pista como un huracán dispuesto a no dejarse amilanar por el líder de Plata. En los primeros compases se notó la diferencia de categoría y el Naturhouse sacó provecho de su mayor físico y velocidad. La defensa visitante propició muchísimo contraataques, con Pedro Rodríguez y Ángel Fernández como estiletes (12 goles entre ambos). La ventaja comenzó a ser amplia y en diez minutos los riojanos ya ganaban por cinco (5-10).

 

Con las rotaciones el Atlético Valladolid Recoletas fue cogiendo ritmo al partido y poco a poco pudo remontar hasta llegar al descanso con empate (15-15). Hubo minutos para los menos habituales como Arturo Barcenilla o el central Joel Gómez, que cuajó un buen final de primera parte.

 

También destacó en los vallisoletanos Filip Kallman (5 goles) que se destapó con varios lanzamientos exteriores anotados y dejó destellos de su gran calidad en un choque en el que también tuvo que emplearse a fondo, junto a Turrado y Kramarz, para frenar a jugadores más potentes que los que existen en Plata como Rubén Garabaya, Javier García o Carlos Molina.

 

En la segunda parte, el partido se volvió aún más duro, con ambos equipos muy intensos en defensa. El Atlético Valladolid aguantó lo que pudo pero poco a poco el Naturhouse La Rioja fue recuperando su ventaja y volvió a tener 5 goles (20-25, minuto 45).

 

Los gladiadores azules sobrevivían como podían con un activo Luisma Lorasque (4 goles) en el pivote o los goles de Alfonso de la Rubia (5 goles). Pero fue imposible remontar y el Naturhouse La Rioja pronto amplió su diferencia (21-28 minuto 50) cerrando así el posible final igualado que deseaba la afición. El resultado final fue de 27-30 después de que Kramarz pudiera anotar algún gol más para acercarse.