El Atlético Valladolid deja buena imagen ante el potente Naturhouse La Rioja

Imagen de la arenga del Atlético Valladolid contra el Naturhose

Los vallisoletanos fueron fieles a sus señas de identidad y dominaron el partido durante más de 40 minutos para ceder de dos goles al final del primer amistoso de pretemporada (28-26).

FICHA TÉCNICA

NATURHOUSE LA RIOJA (10+18): Gurutz Aguinagalde, Miguel Sánchez (3), Iñaki Peciña (1), Ángel Montoro (4), Pablo Cacheda (3), Luis Felipe Reina (1), Víctor Vigo (1) –siete inicial- Rubén Garabaya (3), Carlos Molina (1), Javier García (2), Javi Muñoz (2), Ángel Fernández (7), Imanol Garciandia, Kappelin (portero).

ATLÉTICO VALLADOLID (15+11): Javi Díaz, Diego Camino (2), Roberto Pérez (1), Abel Serdio (4), Roberto Turrado (1), Víctor Rodríguez (5) y Gonzalo Viscovich –siete inicial-. Fernando Hernández (3), Nico López (1), Sergi Grossi (1), De la Rubia (2), Jorge Serrano (1), Luisma Lorasque (3), Daniel Pérez (1), Joel Gómez (1) y César Pérez (Portero).

ÁRBITROS: Ignacio Gonzalo y Unai Rudiez (Colegio Riojano). Exclusiones: Iñaki Peciña (45’) y Carlos Molina (5’ y 57’), por parte de Naturhouse; y Sergi Grossi (29’), Turrado (5’, 41’ y 47’), por el Recoletas Atlético Valladolid.   

PARCIALES CADA 5 MINUTOS: 1-3; 3-6; 5-7; 7-12; 8-13; 10-15 –descanso-. 13-16; 17-18; 20-19; 23-20; 26-23; 28-26.  

INCIDENCIAS: Partido amistoso disputado en el Palacio de los Deportes en Logroño ante unos 800 espectadores. La recaudación se ha destinado a la Asociación Española de Lucha Contra el Cáncer.

El Atlético Valladolid ha cedido en su primer partido amistoso al caer derrotado en Logroño frente al Naturhouse La Rioja por 28-26. Al margen del resultado, lo verdaderamente importante del ‘bolo veraniego’ es que el conjunto que dirige Nacho González sigue con la memoria intacta. Lo demostró, sobre todo, en la primera mitad, donde los vallisoletanos ahogaron con su defensa, y la actuación de Javi Díaz, al equipo local, conjunto que juega en Liga de Campeones y que es uno de los más potentes de la Liga Asobal.

 

Sin embargo, el segundo periodo lastró a los vallisoletanos y, pese a su reacción en los minutos finales, no pudieron sujetar un partido que dominaron en el marcador durante más de 40 minutos. Víctor Rodríguez (5) y Abel Serdio (4) llevaron el peso anotador de los de Nacho González, respondiendo así, a las primeras de cambio, a la confianza que se tiene en ellos. 

 

Los dos equipos llegaban con bajas. Naturhouse, que lleva tres semanas entrenando para estar listos y competir desde el principio en Europa, no tenía todavía a sus dos olímpicos, el brasileño Haniel Langaro y Mohamed Sanad, uno de los pilares de Egipto. El Atlético, por su parte, viajaba sin sus dos junior de oro, Rubén Río y Daniel Dujshebaev, además de Miguel Camino, que aunque sí se desplazó hasta Logroño no jugó ni un minuto, ya que se encuentra en fase de recuperación de su lesión.

 

El Atlético Valladolid entró mejor en el partido. El equipo de Nacho González mantenía las virtudes que le hicieron romper registros la temporada pasada en Plata y que le llevaron al ascenso a Asobal. Los primeros 15 minutos marcaron lo que iba a ser el primer acto, con los vallisoletanos mejor en defensa, Javi Díaz desquició al ataque riojano, y aprovechando arriba bien sus opciones. Las ventajas que oscilaban primero entre los dos y los tres goles, se disparaban a seis (7-13) en el minuto 21, lo que obligaba a Jesús Javier González ‘Jota’ a pedir el primer tiempo muerto para recomponer el juego riojano e intentar romper el ritmo de los ‘gladiadores azules’. 

 

Sin embargo, el partido no cambió mucho y el Atlético Valladolid mantuvo el guion para irse al descanso cinco arriba (10-15) y, lo que es mejor, dando muestras de equipo sólido, bien trabajado y que sabe, desde el principio, a lo que juega sin importar el rival.

 

El paso por vestuarios recompuso al equipo local que ajustó defensa y mejoró arriba. Un parcial de 7-3 en los primeros diez minutos apretaba el marcador (17-18) y metía, de nuevo, a los de Jota en el partido. El Atlético Valladolid se atascó en ataque y un nuevo parcial de 3-1 volteaba el partido para poner a los locales uno arriba en la última parte del encuentro (20-19). Esta vez fue Nacho González el que se vio obligado a pedir un tiempo muerto porque el choque había cambiado de argumentos para escribir un guion algo más lógico. Naturhouse mostraba poderío y ganaba por cuatro (24-20) en el minuto 21

 

Los vallisoletanos cogieron algo de aire y taponaron, en parte, la hemorragia defensiva para reducir a tres la ventaja a falta de cinco minutos para el final del encuentro (26-23). Otro parcial de 1-2 en los siguientes dos minutos ponía a tiro de dos al Recoletas Atlético Valladolid, forzando a ‘Jota’ a pedir un nuevo tiempo muerto a falta de minuto y medio. Sin embargo, el arreón final de los de Nacho González no sirvió para voltear el marcador, pero sí para demostrar que el equipo vallisoletano no da un partido por perdido y compite hasta el último minuto. 

 

Al finalizar el amistoso, Nacho González se mostraba satisfecho del juego de los suyos: Las sensaciones son buenas. Con estos partidos lo que buscamos es seguir trabajando para llegar físicamente preparados al inicio de competición. Hemos marcado nuestra seña de identidad y la mantenemos sea cual sea el rival. Y eso lo hemos conseguido hoy [por el sábado], hemos competido durante todo el partido ante un rival del poderío de Naturhouse La Rioja. Queremos crecer desde la defensa y la portería y eso lo hemos conseguido durante la primera mitad. La segunda nos ha sido un poco más complicado, pero aún así hemos sido capaces de pelear hasta el final”, reconocía el técnico del Atlético Valladolid nada más finalizar el partido.

Noticias relacionadas