El Atlético Valladolid busca la gloria...

El Átlético Valladolid celebra una victoria de la pasada temporada. A. MINGUEZA

El conjunto pucelano busca ser equipo de Asobal. Lo será si gana, empata o pierde por menos de cuatro goles en casa del Bidasoa Irún, el segundo clasificado de la Liga. 

 

MÁS DE UN CENTENAR DE AFICIONADOS EN IRÚN

 

El Atlético Valladolid no estará solo en su desplazamiento a Irún. Más de un centenar de aficionados viajarán también hasta la localidad guipuzcoana para animar a su equipo en este partido decisivo. Muchos seguidores se han quedado sin entrada y sin poder acudir a un encuentro que puede ser histórico para el Atlético Valladolid ya que podría certificar su ascenso a Asobal. El Bidasoa Irún solo pudo entregar un centenar de entradas que se vendieron el pasado miércoles en apenas 40 minutos, aunque algunos aficionados han comprado la entrada por su cuenta y también viajarán a Irún.

 

Además, al viaje de aficionados organizado por el club se han inscrito más de 80 personas, que viajarán mañana en dos autobuses para disfrutar del choque en el pabellón Artaleku de Irún. Está previsto que el autobús de aficionados salga de Huerta del Rey a las 8.30 horas del sábado y que regrese a Valladolid desde Irún una vez finalice el encuentro. El viaje llegará a las 12.30 horas a Hondarribia, para a las 17.30 horas salir hacia el polideportivo Artaleku de Irún, donde se disputa el partido.

 

El Atlético Valladolid, líder de la División de Honor Plata, viaja este sábado a Guipúzcoa para medirse al Bidasoa Irún, segundo clasificado, en un encuentro de la 29ª jornada que puede ser definitivo para los vallisoletanos, que de ganar, empatar o perder por tres o menos goles ascendería de forma matemática a la Liga Asobal. El choque se disputará en el pabellón Artaleku de Irún a partir de las 19.00 horas.

 

Las probabilidades de alcanzar el ascenso en esta penúltima jornada son bastantes. Al equipo vallisoletano le basta con ganar, empatar o incluso perder por tres goles o menos, ya que en la primera vuelta el Atlético Valladolid Recoletas se impuso en Huerta del Rey al Bidasoa Irún por 31-27 y la normativa de desempates se fijaría en “la mayor diferencia de goles, según el resultado de los partidos jugados por ambos equipos entre ellos exclusivamente”.

 

Solo si el Atlético Valladolid perdiera por 4 goles o más de diferencia el ascenso se decidiría en la última jornada, el 21 de mayo, en la que el equipo vallisoletano se mide al Meridiano Antequera en Huerta del Rey y el Bidasoa Irún viaja a Zamora.

 

Sin embargo, en este ecuentro se miden los dos mejores equipos de la categoría de Plata esta temporada y el entrenador del Atlético Valladolid, Nacho González, no quiere hablar de ascenso ni celebraciones: “Nos enfrentamos al partido más complicado de todo el año. Sobre todo por el rival, uno de los mejores equipos de la categoría, con una de las mejores plantillas, muy amplia y diseñada para ascender. Será un partido muy complicado ante un rival que está firmando una temporada excepcional”, dijo.

 

Para el entrenador del Atlético Valladolid, las claves de este decisivo encuentro son: “Las defensas. Se enfrentan dos de las mejores de la competición, y la incógnita será saber cuál está a mejor nivel y qué ataque es capaz de superar esas defensas”.

 

El Atlético Valladolid llega al choque sin ningún lesionado de gravedad y con toda la plantilla disponible. Acumula una racha de 13 victorias consecutivas, similar a la de la primera vuelta que se cortó con la derrota en Palma del Río. Los gladiadores azules buscan sellar el ascenso en una cancha histórica como Artaleku, batiendo su propio récord de triunfos consecutivos y, de paso, igualando también el récord histórico de puntos en División de Honor Plata, 55 puntos en una temporada, que poseen el Valencia Airtel de la temporada 1998-1999 y el Barakaldo UPV de la 2000-2001.

 

El rival de los vallisoletanos, Bidasoa Irún, cuenta con una plantilla de primer nivel en la que destacan sus dos extremos: Kauldi Odriozola y Adrián Crowley, que son sus máximos goleadores, así como el lateral derecho Iago Muiña y el central Jon Azkue, sus dos piezas ofensivas más valiosas. Cristian Martínez, desde el lateral izquierdo, Gastón Mouriño en el pivote, y la pareja de porteros formada por Asier Zubiria y el bosnio Pedja Dejanovic, completan un equipo inicial peligroso y experimentado.

 

El Bidasoa Irún, dirigido por Fernando Bolea, llega al partido como segundo clasificado, con cuatro puntos por debajo del Atlético Valladolid. Tras el duelo entre ambos en Huerta del Rey, que cayó del lado pucelano por 31-27, los irundarras acumularon 9 victorias consecutivas. Una racha truncada con su derrota ante el Barça B (31-27) y un sorprendente empate ante Academia Octavio (26-26) en Artaleku. Tras eso Bidasoa se impuso a Alcobendas, Covadonga y Ciudad Real (29-30) en la última jornada.

 

El propio técnico irundarra, Fernando Bolea, calificó de vital este encuentro: “Jugamos, posiblemente, ante el mejor equipo de la categoría, pero tendrá que demostrarlo en Irún. Estamos muy parejos y si defendemos bien y estamos tranquilos, podremos conseguir un buen resultado”.

 

Un partido dirigido por Efrén Muñoz y Julio Posada, árbitros que han dirigido al Atlético Valladolid en las dos únicas derrotas sufridas esta temporada por los vallisoletanos: ante el Zumosol Ars Palma del Río en Liga y ante el Handbol Bordils en Copa del Rey.