El Atlético sigue al acecho del Barcelona

Foto: REUTERS

El Atlético de Madrid ha conseguido los tres puntos tras vencer con autoridad al Athletic de Bilbao (2-0) en un enfrentamiento que los de Simeone sentenciaron en la primera mitad.

El Atlético de Madrid ha conseguido los tres puntos tras vencer con autoridad al Athletic de Bilbao (2-0) en un enfrentamiento que los del 'Cholo' Simeone sentenciaron en la primera mitad, gracias a los goles de David Villa y de Diego Costa, y que les permite seguir durante una jornada más como el rival a batir del FC Barcelona de cara al título liguero.

 

   El cansancio hizo mella en un conjunto bilbaíno, que pagó muy caro el esfuerzo extra que gastaron para empatar la jornada entre semana ante el Elche (2-2). Los de Valverde, sin ritmo durante todo el choque no se encontraron cómodos sobre el césped del Vicente Calderón y estuvieron a merced de un Atlético que pasó por encima de ellos.

 

   Los de Simeone dejaron claro que son el equipo más en forma de la competición y desde el pitido inicial se hicieron con el dominio de juego y con las ocasiones. Diego Costa probó suerte desde el comienzo, siendo uno de los jugadores más activos de la plantilla colchonera, pero Iraizoz y la defensa del conjunto vasco se mantuvieron impenetrables durante el primer tercio del encuentro.

 

   En el minuto 25 David Villa tuvo la ocasión más clara del choque, pero de nuevo Iraizoz, haciendo gala de sus grandes reflejos, despejó el balón cuando la afición rojiblanca ya celebraba el primer tanto del partido. Hubo que esperar a la media hora de partido, para que el conjunto colchonero se adelantara en el marcador gracias a una gran volea del 'Guaje' ante la que el meta visitante no pudo hacer nada.

 

   Lejos de conformarse con un único tanto, el Atlético siguió asediando la portería visitante, y ocho minutos después volvió a recoger su merecido premio. Esta vez fue Diego Costa el que demostró una vez más que es el delantero español más en forma de Europa. Amparado por su gran potencia, Costa se deshizo de Morán, y batió a un Iraizoz que no pudo hacer nada para evitar recoger el balón de la red por segunda vez.

 

   Tras el descanso, los madrileños mantuvieron la misma tónica con la que acabaron la primera mitad. Un recorte de Filipe Luis dentro del área bilbaína estuvo a punto de añadir el tercero al marcador local, pero un gran Iraizoz evitó que la renta se hiciera más grande.

 

   Los Atléticos siguieron apretando para aumentar aún más la ventaja en el marcador, pero la suerte no les acompañó. En la recta final, el partido se rompió. El Athletic se quedó con uno menos tras la expulsión de Morán -doble amarilla- y Muniain tuvo la ocasión más clara de su equipo para recortar distancias.

 

   En el último minuto del encuentro, el Cebolla Rodríguez pudo poner el broche final con el tercer tanto, pero de nuevo Iraizoz, el mejor de los vascos, apareció para evitarlo. El marcador no se movió, y dejó al Atlético como único perseguidor del Barça con sólo un punto de diferencia.