El Atlético domina 3-1 el balance de los derbis en finales coperas

El último choque de estas características se remonta a la campaña 1991-1992. Decidieron los goles de Schuster y Futre. 

La estadística entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid en cuanto a finales de la Copa del Rey disputadas entre ellos favorece de momento claramente al conjunto rojiblanco, que se ha impuesto en tres de las cuatro que han protagonizado en la historia del torneo.

 

La primera vez que se vieron las caras los dos grandes equipos de Madrid fue en la edición del torneo de 1959-1960. El equipo 'colchonero' asaltó el Santiago Bernabéu y a un rival con figuras del calibre de Alfredo Di Stéfano, Puskas o Gento, derrotándole por un claro 3-1 con tantos de Jones, Peiró y Collar, que remontaron el inicial del delantero húngaro.

 

Esta victoria significó la primera Copa, por entonces del Generalísimo, del equipo rojiblanco que en la campaña siguiente acertó a revalidar el trofeo, nuevamente ante el vecino, y nuevamente en el coliseo blanco. Nuevamente Puskas adelantó a los blancos, pero un doblete de Peiró y otro tanto de Mendoza dieron la vuelta al marcador, pese al postrero tanto de Alfredo Di Stéfano.

 

Hubo que esperar casi 15 años para que se repitiera un derbi. En esta ocasión, la alegría fue para el Real Madrid que ganó en los penaltis en la campaña 1974-1975, y lo hizo además curiosamente en el estadio Vicente Calderón, después de empatar sin goles.

 

Y el último choque entre blancos y rojiblancos fue una vez más en el estadio Santiago Bernabéu, en la campaña 1991-1992 y con el Atlético de Madrid, dirigido por Luis Aragonés, buscando defender su corona del año anterior en el mismo recinto ante el Mallorca. Los goles de Bernd Schuster y de Paulo Futre dejaron a la 'Quinta del Buitre' sin trofeo.