El Atlético busca romper 40 años de sequía, el Chelsea su tercera final

El Atlético de Madrid intentará dejar fuera al Chelsea este miércoles para volver a protagonizar una final de la Copa de Europa 40 años después de su última aparición, mientras que el conjunto inglés buscará la tercera presencia en seis años.

El conjunto rojiblanco no estaba en las semifinales de la máxima competición continental desde la campaña 1973-1974, precisamente en la que logró meterse en la gran final tras deshacerse de otro conjunto británico, en este caso escocés como el Celtic de Glasgow.

La victoria en el Vicente Calderón por 2-0, curiosamente tras un empate sin goles en la ida como es el caso de mañana miércoles aunque en este caso hará de visitante, le hizo pelear por primera vez, y hasta ahora única en su historia, por el título con el Bayern de Múnich alemán, que empezaba a iniciar su hegemonía continental.

Los rojiblancos lo tuvieron en su mano cuando ganaban por 0-1 con el tanto de Luis Aragonés en el tramo final de la segunda parte de la prórroga, pero el lejano lanzamiento de Schwarzenbeck forzó un partido de repetición dos días después donde el equipo bávaro sumó con facilidad el primero de sus tres títulos consecutivos tras ganar 4-0.

Si supera el obstáculo del conjunto 'blue', el Atlético disputaría su sexta final en Europa, después de haber jugado tres de la extinta Recopa, una con victoria ante la Fiorentina (1961-962) y dos con derrota ante el Tottenham (1962-63) y Dinamo Kiev (1985-86), y dos de la Europa League, ambas con título, ante el Fulham (2009-2010) y el Athletic (2011-2012).

Para el Chelsea, el partido representa la oportunidad de volver a estar en la gran final dos años después de su última aparición, en 2011-2012 cuando contra todo pronóstico se impusieron en el Allianz Arena en los penaltis al anfitrión y favorito Bayern.

Su otra presencia fue en 2007-2008, en Moscú, donde cayeron en los penaltis, con el famoso resbalón de John Terry, ante el Manchester United, en una temporada donde José Mourinho fue destituido al principio de la campaña y sustituido por Avram Grant.

Además, en caso de ganar, el equipo londinense repetiría final continental tras haberse alzado el año pasado con la Europa League, a la que llegó 'rebotado' tras no superar la fase de grupos de la Liga de Campeones.