El Atlético Balonmano Valladolid consigue su quinta victoria en un agónico choque

El equipo vallisoletano se rehízo de una mala primera parte para lograr un triunfo meritorio en la cancha del BM Alarcos Ciudad Real (32-33).

BM Alarcos Ciudad Real (32): Javi de la Cruz (portero), Jesús Herrero (4, 2p), Juan Lumbreras (1), Nelson Espino (9), Toni Fernández (7, 3p), Peña (1), Manu Vázquez (4) -siete inicial- Carlos Yuste, Candeleda (2), ‘Jota’ Serrano, Fran Vidal (1), Brian Negrete (-), Álvaro Torres (2), Juli Granados (-) y Andrés Sánchez (1).

 

Atlético Valladolid Recoletas (33): Javi Díaz (portero), Diego Camino (1), Fernando Hernández (6, 3p), Gonzalo Viscovich (-), Nico López (1), Filip Kallman (2) y David Fernández (11) –siete inicial- Alfonso de la Rubia (2), Sergi Grossi (1), Roberto Turrado (1), Daniel Pérez (2), Roberto Pérez (0), Luisma Lorasque (6), Joel Gómez (-) y César Pérez (portero).

 

Parciales cada 5 minutos: 4-2, 6-7, 10-7, 13-8, 16-11 y 17-14 –descanso- 20-19, 22-22, 25-25, 27-27, 31-30 y 32-33.

 

Árbitros: Mendoza Roldán y Visciarelli Lareo (Andalucía). Exclusiones a Brian Negrete (24’, 28’), Francisco Vidal (44’) y Nelson Espino (58´) del BM Alarcos. David Fernández (31’), Diego Camino (39´), Sergi Grossi (46´) y Roberto Turrado (54’) del Atlético Valladolid Recoletas.

 

Pabellón: Quijote Arena (Ciudad Real). Unos 1.000 espectadores.

El Atlético Balonmano Valladolid sumó su quinta victoria consecutiva al imponerse en el Quijote Arena de Ciudad Real al BM Alarcos (32-33), en un encuentro en el que los vallisoletanos llegaron a tener una desventaja de siete goles en la primera parte y en el que supieron reaccionar manteniendo la tranquilidad en los instantes decisivos, gracias a las paradas de César Pérez en la portería y a los once tantos logrados por David Fernández.

 

Desde el pitido inicial el encuentro transcurrió con un elevado ritmo de juego, con transiciones rápidas y un intercambio de goles que, en los primeros compases, mantuvo el marcador igualado.

 

Sin embargo, la velocidad se terminó convirtiendo en precipitación y el Atlético Valladolid Recoletas cayó en una sucesión de errores que permitió que el BM Alarcos Ciudad Real comenzara a tomar una renta destacada en el electrónico, gracias a un parcial de 3-0 que llevó el resultado de 6-7 a 9-7 y a que Nacho González pidiera su primer tiempo muerto.

 

Las instrucciones del técnico no lograron detener la sangría, el equipo parecía fuera del partido y la ventaja local siguió ampliándose hasta encadenar un contundente parcial de 8-1 en menos de diez minutos para conducir el marcador a 14-8 y que provocó un nuevo tiempo muerto de Nacho González en el minuto 23 (16-9).

 

Esos siete goles se convirtieron en la máxima renta de la que disfrutaría el equipo manchego, ya que en esta ocasión los jugadores del Atlético Valladolid Recoletas recuperaron el impulso para comenzar una reacción que, apoyada en la actuación de César Pérez en la portería, los goles de David Fernández y en dos exclusiones casi consecutivas del local Negrete, permitió llegar al descanso con un esperanzador 17-14 y las buenas sensaciones ya recuperadas.

 

La dinámica positiva no se detuvo en el comienzo de la segunda parte, ni siquiera con una exclusión inicial de David Fernández, y el Atlético Valladolid Recoletas terminó por empatar el encuentro a 20 goles en el minuto 37.

 

Desde ese instante el resultado se mantuvo equilibrado, cada acción se luchaba como si fuera el último balón del partido y la capacidad que tuvo el equipo vallisoletano para jugar las inferioridades terminó por ser decisiva para evitar que el BM Alarcos se marchara de nuevo en el marcador.

 

Sólo cuando faltaban cuatro minutos para llegar a la conclusión del encuentro los locales tuvieron una mínima renta de dos goles (32-30) que pareció desnivelar la balanza y que puso de nuevo en peligro el triunfo del Atlético Valladolid Recoletas, aunque el tiempo muerto solicitado por Nacho González reordenó la defensa vallisoletana y terminó por hacer reaccionar al equipo para conducirle a la victoria.

 

En los últimos compases del choque el conjunto castellano logró un parcial de 0-3 que le daría dos nuevos puntos en la clasificación, ayudado también por una nueva exclusión en las filas locales y decidido por un gol de Dani Pérez a falta de un minuto para la conclusión del choque (32-33) y una última parada de César Pérez en el ataque definitivo del BM Alarcos. Una agónica victoria para el Atlético Valladolid Recoletas que le mantiene en la zona alta de la clasificación con once puntos en su casillero de los doce que se han disputado.