El Athletic se complica la clasificación en Bielorrusia

El Athletic encajó dos goles en Bielorrusia que le complican más la situación
El Athletic Club de Bilbao cayó este martes ante el BATE Borisov (2-1), un resultado justo en un partido plagado de errores defensivos que propiciaron que el equipo bielorruso sumara los tres puntos y haga que se acrecente la crisis de juego y resultados del Athletic, que sigue con su fatal inicio de temporada.

 

FICHA TÉCNICA:


BATE BORISOV: Chernik; Khagush, Filipenko, Mladenovic, Polyakov; Yablonski, Karnitski (Rodionov, min.86), A.Volodko, M.Volodko (Yakovlev, min.81), Gordeychuk (Olekhnovich, min.92) ; Signevich.

ATHLETIC CLUB: Iraizoz; Iraola (Toquero, min.77), Laporte, San José, Balenziaga; Beñat, Iturraspe, Ibai (De Marcos, min.46), Rico (Susaeta, min.46); Muniain y Aduriz.

GOLES:

1-0, min.19, Polyakov.

2-0, min.41, Karnitski.

2-1, min.45, Aduriz.

ÁRBITRO: Stéphane Lannoy (Francia). Amonestó a Polyakov (min.68), por parte del BATE Borisov; y a Laporte (min. 92) por parte del Athletic.

ESTADIO: Borisov Arena.

Con esta derrota, el equipo de Ernesto Valverde solo suma un punto en dos partidos y aún tiene que verse las caras dos veces con el Oporto y tiene que viajar a Donetsk. El equipo bielorruso, el teoría rival más asequible, ahondó en la crisis del conjunto vasco, 'dormido' casi toda la primera mitad.


Y es que, hoy en día, el Athletic es un equipo sin confianza e inseguro. La prueba de ello está en lo endeble que se mostró en defensa en el Borisov Arena. Una fragilidad especialmente acentuada en los dos laterales, Balenziaga por la izquierda e Iraola por la derecha; este último fue superado sistemáticamente por Signevich.

De esa fragilidad se aprovechó el equipo bielorruso todo el partido y la certificó en la primera parte con los dos tantos que le dieron los tres puntos. El primer tanto llegó tras un córner en el que Polyakov remató sin oposición en el segundo palo tras peinar involuntariamente un defensor del equipo vizcaíno.

En el segundo tanto, Iraola fue el protagonista absoluto. Primero porque la jugada empieza con un pase a su espalda y después porque en él tocó involuntariamente el balón que disparó Karnitski y que se convirtió en el segundo gol, que ponía el partido muy cuesta arriba para los visitantes, incapaces de encontrar su mejor juego.

A pesar de que en los laterales se hizo más latente el problema defensivo vasco, todo el entramado defensivo salió tocado del duelo de Bielorrusia. La mala racha de resultados está teniendo un efecto desestabilizador en los jugadores de Valverde, que si no encajaron más goles fue por el desacierto de los atacantes del conjunto del este de Europa.

EL ATHLETIC SOLO CREÓ PELIGRO EN EL ASEDIO FINAL

Porque ocasiones para ampliar la cuenta tuvo el BATE Borisov, muchas de ellas fruto de la mala salida de balón de la que hizo gala el equipo vizcaíno. Sobre todo en las botas de Signevich, que fue un dolor de cabeza durante toda la noche para los bilbaínos y que pudo haber coronado su gran partido con un gol, pero no estuvo acertado en las ocasiones que creó.

En ataque, el Athletic no estuvo mucho mejor y solo dominó al BATE al final del partido, con la urgencia del empate. Fue un asedio más por la mezcla de la necesidad de empatar y del paso atrás de los locales en busca de asegurar el empate.

De hecho, el tanto del equipo español fue la única jugada de calidad que realizaron los de Valverde. Fue al filo del descanso, en una acción que empezó Iker Muniain con un gran control y acabó finalizando en gol Aduriz tras ejecutar un movimiento de delantero puro: recibir de espaldas, orientarse hacia un lado y disparo cruzado.

El gol dio aire para los segundos 45 minutos, pero los continuos ataques de los de Ernesto Valverde no fueron lo suficientemente contundentes para poner nervioso a un BATE que unió al equipo rojiblanco a su nómina de víctimas en su casa.

Mucho tendrá que mejorar el Athletic para levantar el vuelo en una competición que no perdona actuaciones como las que ha tenido este martes el equipo vasco. Además, el próximo fin de semana, los de Valverde visitan el Bernabéu, un lugar que no es propicio para empezar mejorías.