Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El ascenso directo se defiende lejos de Zorrilla

Rubi, entrenador del Real Valladolid, al terminar el encuentro ante el Alavés. A.MINGUEZA

El Real Valladolid tratará de mantener el segundo puesto de la tabla este domingo en casa del Llagostera (17.00 horas) sin Óscar González, fuera de la convocatoria por lesión.

CONVOCATORIAS:

 

Llagostera: Sin confirmar. Pedro Alcalá será baja por sanción, Jorge y Pere Tarradellas por lesión y Óscar Rico se quedará fuera por decisión técnica.

 

Real Valladolid: Javi Varas, Julio, Chica, Chus Herrero, Marc Valiente, Jesús Rueda, Samuel, Peña, Álvaro Rubio, Timor, Leao, Mojica, Bergdich, Jeffren, Omar, Jonathan Pereira, Óscar Díaz y Guille Andrés.

El Real Valladolid lo tiene claro; una vez alcanzado uno de los dos puestos de ascenso directo, toca aguantar el mayor tiempo posible allí, a ser posible el resto de la temporada. El reto es tan largo como difícil, más teniendo en cuenta que queda media temporada por delante, pero este domingo, en casa del Llagostera (17.00 horas), hay que dar el primer paso en firme después de arrebatarle el lugar de privilegio al Sporting de Gijón.

 

Y pese a la mala situación en la que se encuentra actualmente el conjunto catalán, después de dos derrotas consecutivas (ante Mirandés por 1-0 la semana pasada y frente a Girona por 1-2 la anterior), la tarea no será sencilla. Podría parecer un partido fácil al comprobar que el Llagostera se encuentra vigésimo primero en la tabla con apenas diecinueve puntos en veinte jornadas, un balance más bien pobre que les hace mantenerse en descenso, pero es que el Pucela contará con varias bajas de renombre que han mermado la convocatoria.

 

La más trascendental de ellas, la de Óscar González. El salmantino no ha conseguido superar su torcedura de tobillo y Rubi ha decidido no arriesgar con uno de sus jugadores clave, por lo que tendrá que hacer encaje de bolillos y volver a hacer malabares con el once inicial para cubrir su baja. No hay duda de que el Valladolid viene lanzado tras tres victorias consecutivas, pero no deja de tratarse de un contratiempo.

 

Sí recupera Rubi al menos a Bergdich y a André Leao, ausente el primero por motivos personales y el segundo por acumulación de amarillas ante el Alavés, que sumadas a las entradas de los canteranos Guille Andrés y Julio subsanan las salidas del nombrado Óscar, de Sastre también por lesión, de Dani Hernández, con rumbo a Tenerife, y del otro canterano que esta vez se queda fuera, Jorge Hernández. Roger y Alfaro siguen de baja de larga duración, por descontado.

 

La duda de Rubi residirá una vez más en la formación titular. El 4-3-3 o el 4-2-3-1 serán los números que retumben en la cabeza del técnico en la visita de su equipo a Palamós, campo mítico para el Pucela tras el ascenso de 1993. Por cierto que se trata de un estadio 'a préstamo' al no cumplir las condiciones establecidas por la LFP el habitual del Llagostera.

 

De esta manera, y pese a tratarse de un partido que a priori podría intuirse fácil por el contexto actual de ambos equipos, no deja de tratarse de un encuentro trampa, de esos en los que es necesario sacar los tres puntos para poder terminar celebrando el ascenso a final de temporada. Mientras que Las Palmas se encuentra algo distante en el puesto de privilegio de la clasificación, a cuatro puntos, Girona y Sporting acechan al Pucela con 38, los mismos que los de Rubi, a la búsqueda del segundo lugar. No hay posibilidad de tropiezo en Palamós.