El arzobispo de Valladolid toma posesión como cardenal en la Iglesia romana de Santa María en Vallicella

Ricardo Blázquez. JUAN POSTIGO

El también presidente de la Conferencia Episcopal española, Ricardo Blázquez, ha tomado posesión este domingo como cardenal en la iglesia de Santa María en Vallicella, en Roma.

El arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal española, Ricardo Blázquez, ha tomado posesión este domingo como cardenal en la iglesia de Santa María en Vallicella, situada en el centro histórico de Roma, de la que es titular. "Es una suerte el que el Papa me haya otorgado el título de esta Iglesia", ha expresado en un breve encuentro con periodistas al final de la celebración.

  

En esta iglesia reposan los restos del sacerdote italiano fundador de la Congregación del Oratorio, San Felipe Neri, que como ha recordado el propio Blázquez nació en el mismo año que Santa Teresa de Jesús y fueron canonizados el mismo día: el 12 de marzo de 1622.

  

"Tengo dos buenos amigos para las dificultades que pueda encontrar en el cumplimiento la misión que el Papa me ha confiado me encomendaré a ellos y estoy seguro que entre uno y otra me van a ayudar a sacar las cosas adelante", ha detallado. Además ha expresado que ha sido una celebración "preciosa", pero no ha querido hacer declaraciones sobre el Sínodo de Obispos que se celebra en el Vaticano y que hasta el 24 de octubre reúne a más de 330 personas para discutir sobre la familia.

 

A todos los cardenales les corresponde la titularidad de una iglesia de Roma, pues pasan a ser como los párrocos del Papa en su condición de obispo de la diócesis romana. Además, supone un signo de la estrecha vinculación con la Sede Apostólica.

 

La parroquia de Santa María in Vallicella está situada en el centro histórico de Roma, en la via del Governo Vecchio 134, y es conocida como la Chiesa Nuova (Iglesia Nueva). En esta iglesia está enterrado San Felipe Neri, fundador de la Congregación del Oratorio, una congregación también presente en la diócesis de Valladolid, con una iglesia que lleva el nombre del santo.