El arte de llevar Valladolid a San Fermín

Fernando del Valle se ha dado a conocer estos días en los encierros de Pamplona corriendo con la camiseta del Real Valladolid. “Fue una manía que cogí hace dos años”, explica.

¿Es un meteorito con la camiseta del Real Valladolid, un avión blanquivioleta? No, se trata de Fernando del Valle, el hombre que se ha dado a conocer estos días de encierros de San Fermín por correr con la elástica del equipo pucelano.

 

“Calla, calla... Me da algo”, responde cuando se le pregunta por su involuntario salto a la fama. “Yo soy asiduo a Pamplona y a los encierros, esto me ha pillado de sorpresa. Llevar la camiseta del Valladolid es algo que hago siempre desde hace dos años, no es que me haya dado por hacer ahora, la llevo siempre vaya donde vaya. Por eso me ha sorprendido que se hable tanto de mí”, explica.

 

Y es que le cuesta creerse la manera en que se han desarrollado las cosas. “Soy un tío anónimo que llevo doce años corriendo en el encierro, parece que este año ha sido el boom”.

 

Fernando del Valle –conocido por sus más cercanos como Chumi- es vallisoletano de pura cepa, residente de Boecillo y trabajador en el Ayuntamiento de dicho municipio. ¿Su pasión? La que le ha hecho darse a conocer ante toda España; los toros y, por ende, los encierros.

 

EL COMIENZO

 

Todo empezó el domingo, cuando emprendió su viaje a Pamplona. Le esperaba toda una semana de correr delante de los miuras, algo que no era ni mucho menos la primera vez que hacía. El momento en el que decidió ponerse la camiseta del Valladolid lo recuerda con mucha claridad, hace poco menos de dos años.

 

“Llevaba diez años corriendo con una camiseta verde, pero el año pasado me caí con ella. Tenía en la bolsa la camiseta del Valladolid, que me había regalado mi primo, y entonces me dio por correr con ella al día siguiente. No sé ni por qué la metí en mi bolsa, pero como estaba ahí, me la puse”, afirma con rotundidad. Y fue un acto bastante extraño en él, ya que se considera supersticioso.

 

Siempre tengo que correr con la misma ropa. Eso fue una excepción. Ahora a donde voy, la llevo puesta para todos los encierros. En Matapozuelos, en Íscar, en Guadalajara...”. Por que aunque Chumi se haya dado a conocer en San Fermín, es larga su lista de corredurías.

 

Y si no que se lo digan a su diario personal, que completa después de cada carrera. “Tengo esa manía, la de ir escribiendo cómo me van los encierros. Voy poniendo notas de los toros, las ganaderías... Todo. Ha habido años que he corrido 150. Al final del año lo leo y lo recuerdo. El año pasado solo corrí 77, por cierto”, dice.

 

Pero volvamos a San Fermín 2013. Fernando llegó a Pamplona el domingo. Obviamente, al día siguiente tocaba el primer encierro. El martes otro. Y el miércoles. Poco a poco la gente de Valladolid empezó a fijarse en él, en esa persona que corría con una camiseta blanquivioleta.

 

Las redes sociales empezaron a extender la noticia. Hasta el Twitter oficial del Real Valladolid dirigió un mensaje al valiente corredor. “Llevas la camiseta más bonita de toda Pamplona. ¡Grandes carreras, sigue con ciudado!”, le llegó a Fernando, que no se lo creía cuando lo vio. “También me felicitaron y me mandaron ánimos desde una peña del estadio, fue increíble. La verdad es que es otro motivo para alegrarme por ello”.

 

Este jueves las caídas y los tropezones de los anteriores días le pasaron factura a Fernando, que corrió a duras penas. “Tengo la rodilla y el tobillo en carne viva, también un chichón... Se hacen duros los días de San Fermín, pero estos últimos encierros toca correrlos a tope”.

 

Unos encierros que, por cierto, están siendo bastante del gusto del protagonista. “Me están gustando los toros de este año, están siendo muy variados en cuanto a la posibilidad de correr. Unos días vienen cerrados, otros sueltos... Además no me he llevado ninguna cornada todavía”, explica mientras se ríe.

 

MÁS DE UN CORREDOR

 

Curiosamente, desde la aparición de Fernando con la blanquivioleta en la primera carrera, ha habido otras personas que han hecho lo propio. Eso sí, Chumi no las conoce. “Sé que ha habido al menos dos más corriendo con la camiseta del Valladolid estos días, pero me quedo con lo que me ha escrito un amigo en Twitter: como Fernan del Valle no hay ninguno”, dice de manera bromista una vez más. “Seguro que ellos vienen otros años también, aquí somos muchos los que repetimos”.

 

Algo que necesita mucha preparación, como reconoce el de Boecillo. “Correr los encierros supone mucho entrenamiento. Juego al fútbol, fútbol sala, al paddle... Tres días a la semana al menos. No es solo correr y punto, hay que tener una forma física, si no, no lo haces en condiciones ni de coña”.

 

Pero correr en los encierros de San Fermín no solo supone un esfuerzo físico, también económico. “Venir a Pamplona es algo especial. Cada semana durante todo el año voy metiendo veinte euros en una hucha para poder venir aquí. Merece la pena”. ¿Acaso no se lo cree? Busque estos días de fiestas pamplonicas a alguien con la camiseta del Valladolid, seguro que él consigue convencerle.