Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Área de Renovación Urbana del polígono '29 de octubre' en Pajarillos espera financiación del Estado

Dicho ARU, que fue aprobado en la última Junta el pasado 26 de diciembre, pretende derribar 570 viviendas y edificar 712 nuevas, reubicando a unos vecinos que se han mostrado de acuerdo.

Parece que la declaración de Área de Renovación Urbana que arrancó allá por el año 2010 para la cambio de 712 viviendas en el polígono 29 de octubre en el barrio de Pajarillos, por fin sale adelante. Así se deduce después de que esta fuera aprobada en la última Junta el pasado 26 de diciembre.

 

El proyecto pretende derrumbar 570 viviendas, que el Ayuntamiento de Valladolid considera un nido de “gravísimos problemas de habitabilidad y salubridad”, en las que actualmente residen vecinos, para edificar las 712 nombradas y poder reubicar a los residentes de nuevo allí, quienes ya han dado el aprobado y se han mostrado satisfechos para un proyecto que se realizará por fases.

 

Estas personas recibirán una casa nueva, algo de lo que han sido informados todos estos meses de atrás gracias a un puesto en el que se les explicaban todos los detalles. Eso sí, todavía no hay fecha de inicio de las obras, como ha confirmado el alcalde Javier León de la Riva, quien ha presentado el proyecto este miércoles junto a la concejala de Urbanismo, Cristina Vidal.

 

“Se pretende favorecer a los vecinos con unas nuevas instalaciones que contarán con calefacción y mejor entorno. Hoy día esas viviendas son una isla carente de vida y de actividad comercial”, ha explicado el primer edil. Y es que, como ha continuado, “primero se beneficiarán los vecinos, pero poco después todos aquellos que tengan relación con el lugar”.

 

A lo que sí que tendrán que hacer frente los habitantes que recibirán una vivienda con los mismos metros cuadrados que la actual, es al gasto de garaje y trastero con la que contarán todas las casas. Para aquellos que no puedan hacerse cargo por situación económica y así lo demuestren, habrá varias de estas casas con protección oficial.

 

De esta manera se demolerán 95 edificios, las 570 viviendas nombradas, para la construcción de 712 nuevas, algo diferente al proyecto presentado en la Rondilla hace unos años, en donde se procedió a la rehabilitación de las casas en vez de a hacer unas nuevas. “En este caso se hacía necesario derrumbarlas, si no iba a costar más el collar que el galgo”, ha explicado De la Riva.

 

 

El alcalde ha querido destacar sobre todo “la aceptación social”, ya que “no ha habido ni una sola queja al respecto”. Ahora mismo el proyecto, toda vez que ha sido aprobado en Junta, está pendiente de que la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda le dé el OK definitivo, algo que se espera sea un mero trámite.

 

FINANCIACIÓN DEL PROYECTO

 

De la Riva se ha mostrado confiado, para un plan que costará cerca de ochenta millones de euros, en que pueda ser financiado en parte por el Estado, si bien no se ha atrevido a aventurar hasta qué punto. "El hombre propone, Dios dispone y Montoro descompone", ha insinuado entre risas.

 

La empresa privada que mueve el proyecto también desembolsará parte del gasto, a cambio de quedarse en propiedad las viviendas restantes que no queden para los vecinos, 142 exactamente.

 

“En diciembre tuvimos una reunión con el subdirector general de Política y Ayudas a la Vivienda del Ministerio de Fomento para exponerle el proyecto, y se concluyó que encaja dentro de las actuaciones del Real Decreto, por lo que confiamos en que por ahí llegue parte de la financiación”, ha explicado el alcalde, que definió todo el entramado como “consensuado, realista, maduro, socialmente avanzado y financieramente sostenible”.

 

De esta manera, el proyecto que De la Riva espera iniciar antes del final de la presente legislatura, que acaba en 2015, moverá por fases a los vecinos a viviendas de la Junta, del Ayuntamiento e incluso de alquiler pagado para que estos cuenten con casas hasta que termine la creación de estas nuevas casas.