El árbitro vallisoletano Gutiérrez Lumbreras, testigo del primer Mundial de fútbol sala de Argentina

Gutiérrez Lumbreras, en el Colombia - Portugal. FIFA

El colegiado colgó el silbato a lo grande y vivió sobre la pista el título conseguido por la albiceleste, que acabó sufriendo pero derrotó a Rusia (4-5).

"Que el último partido EN tu vida sea el partido DE tu vida pone un broche de oro a 30 años de arbitraje". Esto dijo Fernando Gutiérrez Lumbreras (Valladolid, 1970) en una entrevista concedida a la RFEF antes pitar la final del Mundial de Colombia de fútbol sala. Serio y contundente en sus decisiones, el colegiado no se complicó la vida y el espectáculo sobre la pista se desarrolló a su ritmo.

 

Igual de importantes que los jugadores lo son los árbitros, pero Gutiérrez Lumbreras y su compañero uruguayo no tuvieron demasiadas decisiones comprometidas. Quizá una polémica en el primer gol de Rusia, aunque la acción fue tan rápida que ni los argentinos se dieron cuenta y el resto dudó al ver la repetición. Si el mérito de los colegiados es grande, en fútbol sala un poco más por la dificultad.

 

En cuanto al partido, Argentina siempre fue por delante en el marcador y secó a una Rusia que sorprendió para mal, ya que llegaba como favorita y no desplegó todo su potencial. Eder Lima, con tres goles, y Robinho no fueron suficientes esta vez para superar las veces necesarias a un gran Sarmiento bajo palos.

 

La albiceleste llegó a los últimos minutos con tres goles de ventaja, pero los rusos no se rindieron y la recortaron hasta el 4-5 definitivo. Remaron para morir en la orilla en un partido para la historia del fútbol sala de Argentina, que se alzó con su primer mundial, y para la del vallisoletano. Así pues, el árbitro dijo adiós a lo grande.

Noticias relacionadas