El año 2013 fue el sexto año más cálido en Europa desde que hay registros

El año 2013 ha sido el sexto más cálido del que se tienen registros en toda Europa y en muchas regiones se registraron temperaturas más cálidas que la media principios de ese año.

El informe, publicado un día después del Día Meteorológico Mundial, ofrece un panorama de las tendencias meteorológicas y climáticas mundiales y regionales a lo largo del último año y destaca algunos fenómenos significativos.

Respecto a España, el documento indica que en marzo la precipitación media mensual fue de más del triple de lo normal y destaca que marzo de 2013 fue "el más lluvioso" desde que se empezó a tener registros nacionales en 1947.

En Rusia, marzo fue el más frío del último medio siglo, con valores de entre 8 y 10 grados centígrados inferiores a los habituales y la primavera fue la más fría en decenios en países como Francia, Países Bajos y Reino Unido. Por el contrario, el mes de marzo fue el más cálido del que se tienen registros en la costa occidental de Groenlandia y Noruega y Suecia vivieron el mayo más caluroso desde que comenzaron sus registros nacionales.

Entre los fenómenos meteorológicos más importantes registrados en todo el mundo en 2013, la OMM sitúa en primer lugar el tifón Yolanda, que resume como "una de las tormentas más intensas que jamás ha tocado tierra" y que devastó el centro de Filipinas.

Además, se ha referido a las temperaturas del aire en superficie sobre las zonas terrestres en el hemisferio sur fueron "muy cálidas" y esto se tradujo en olas de calor generalizadas. Por ejemplo, Australia sufrió un calor "sin precedentes" todo el año, al tiempo que Argentina y Nueva Zelanda vivieron su segundo y tercer año más cálido del que se tengan registros.

En Europa y el sureste de Estados Unidos sopló un aire polar frígido mientras que las sequías graves afectaron a Angola, Botswana y Namibia.

Respecto a lluvias e inundaciones, la OMM destaca las que se produjeron en el noreste de China, las regiones orientales de Rusia y las que afectaron a Sudán y Somalia. Sin embargo, las sequías se vivieron en el sur de China y Bel noreste de Brasil sufrió la peor sequía de los últimos 50 años.

A nivel del océano, la OMM apunta que alcanzaron un nuevo récord en el nivel del mar y la extensión del hielo marino en la Antártida alcanzó su récord máximo diario.

DRÁSTICAS REPERCUSIONES DEL CAMBIO CLIMÁTICO

En este contexto, la organización meteorológica ha valorado que "una vez más", en 2013 se han puesto de manifiesto las "drásticas repercusiones que tienen las sequías, las olas de calor, las inundaciones y los ciclones en las personas y los bienes de todo el mundo, como se indica en la Declaración anual de la OMM sobre el estado del clima mundial.

El informe de 2013 subraya que trece de los catorce años más cálidos de los que se tiene registro se produjeron en el siglo XXI. Cada uno de los tres últimos decenios ha sido más cálido que el anterior, siendo 2001-2010 el decenio más cálido registrado.

El promedio de la temperatura mundial de la superficie del océano y de la tierra en 2013 fue de 14,5 grados centígrados, esto es, medio grado más que la media de 1961-1990 y en 0,03 grados centígrados a la a la media decenal de 2001-2010. Las temperaturas en muchas partes del hemisferio sur fueron especialmente cálidas. Australia registró el año más caluroso del que se tenga registro y Argentina el segundo más cálido.

En este contexto, el secretario general de la OMM, Michel Jarraud, ha recordado que los fenómenos naturales, como las erupciones volcánicas o los episodios de El Niño y La Niña, siempre han contribuido a definir el clima, han influido en las temperaturas o han provocado desastres como sequías e inundaciones. Sin embargo, ha manifestado que "muchos de los fenómenos meteorológicos extremos que se produjeron en 2013 se correspondían con las consecuencias que se esperaban que tuviera el cambio climático provocado por la actividad humana".

Por ello, ha advertido de que en el calentamiento mundial "no hay moratorias que valgan" porque el calentamiento de los océanos se ha acelerado y se da a profundidades menores.

"Más del 90 por ciento del exceso de energía atrapado por los gases de efecto invernadero se almacena en los océanos. Los gases de efecto invernadero han alcanzado niveles récord, lo que significa que nuestra atmósfera y nuestros océanos continuarán calentándose durante los próximos siglos. Las leyes de la física no son negociables", ha concluido.