El Amazonas depende del Sáhara para mantenerse fértil

Amazonas

Miles de kilómetros de mar separan el desierto del Sáhara y la selva amazónica. Y, sin embargo, están conectados. Cada año, millones de toneladas de polvo sahariano ricos en nutrientes cruzan el Océano Atlántico, con lo que el fósforo vital y otros fertilizantes llegan a los suelos amazónicos agotados.

Por primera vez, los científicos tienen una estimación precisa de la cantidad de fósforo que hace este viaje transatlántico. Un nuevo estudio, publicado en la Geophysical Research Letters, calcula unas 22.000 toneladas por año, más o menos igual a la cantidad que pierde el Amazonas por la lluvia y las inundaciones.

 

Este fósforo representa tan sólo el 0,08% de los 27,7 millones de toneladas de polvo del Sáhara que alcanzan el Amazonas cada año. El hallazgo es parte de un gran esfuerzo de investigación para entender el papel de polvo en el ambiente y sus efectos sobre el clima local y global.

 

"Sabemos que el polvo es muy importante en muchos sentidos. Es un componente esencial del sistema de la Tierra. El polvo afecta al clima y, al mismo tiempo, el cambio climático afectará al polvo", dijo el autor principal Hongbin Yu, un científico investigador asociado en el Centro Interdisciplinario de la Tierra (ESSIC), centro mixto de la Universidad de Maryland y el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

 

De particular interés es el polvo recogido de la depresión Bodélé en el Chad. Este antiguo lecho del lago contiene enormes depósitos de microorganismos muertos que están cargados con fósforo. Los suelos amazónicos son escasos en fósforo y otros nutrientes esenciales que son arrastrados por las lluvias frecuentes. Por lo tanto, todo el ecosistema del Amazonas depende de polvo del Sáhara para reponer estas pérdidas.

 

Yu y sus colegas analizaron las estimaciones de transporte de polvo a base de los datos recogidos por el satélite de la NASA CALIPSO (Cloud-Aerosol Lidar and Infrared Pathfinder Satellite Observation) entre 2007 y 2013. El equipo se centró en el polvo del Sáhara transportado a través del Océano Atlántico hasta América del Sur y más allá, al Mar Caribe, el transporte de polvo más grande en el planeta.

 

El equipo estimó el contenido de fósforo en el polvo del Sahara mediante el estudio de las muestras de la Depresión Bodélé y de las estaciones de tierra en Barbados y en Miami. A continuación, utilizó esta estimación para calcular la cantidad de fósforo que se deposita en la cuenca amazónica. Aunque el registro de datos de siete años es demasiado corto para sacar conclusiones sobre las tendencias a largo plazo, es un paso importante hacia la comprensión de cómo el polvo y otras partículas transportadas por el viento, o aerosoles, se comportan cuando se mueven a través del océano.

 

SI LLUEVE EN EL SAHEL, MENOS TRANSPORTE DE FÓSFORO

 

Año tras año, el patrón es muy variable. Hubo un cambio de 86 por ciento entre la más alta cantidad de polvo transportada en 2007 y la más baja en 2011. Yu y sus colegas creen que esta variación se debe a las condiciones en el Sahel, la larga franja de tierra semiárida en la frontera sur de la Sáhara. Años de alta precipitación en el Sahel eran típicamente seguidos de transporte bajo en polvo al próximo año.

 

Aunque el mecanismo detrás de esta correlación es desconocido, Yu y su equipo tienen algunas ideas. El aumento de las precipitaciones podrían significar más vegetación y por lo tanto menos suelo expuesto a la erosión eólica en el Sahel. Una segunda explicación, más probable, es que la cantidad de lluvia se relaciona con los patrones de circulación de vientos que barren el polvo tanto del Sahel como del Sáhara en la atmósfera superior, donde se hace el largo viaje a través del océano. "Este es un mundo pequeño, y todos estamos conectados entre sí", dijo Yu.