El alcalde no quiere "hacer sangre" y anima a Puente y a Zancada a que "se pacifiquen"

Javier León de la Riva carga contra "el paracaidista" Óscar López al que augura que "desaparecerá cuando lo haga Rubalcaba". El regidor avisa que los ciudadanos siempre "castigan las luchas internas y la falta de unidad".

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, ha explicado que no quiere “hacer sangre con ese tema” en referencia a la crisis abierta en el seno del grupo municipal socialista, después de que Óscar Puente pidiera el acta de concejal del edil Juan José Zancada por unas polémicas declaraciones.

 

El regidor ha explicado, no obstante, que no le puede resultar “ajeno” ya que es “algo que pasa dentro de la casa, aunque en habitaciones ajenas”. León de la Riva ha animado a Puente y a Zancada a que “se sienten, se pacifiquen y se pongan de acuerdo”, aunque no ha querido significarse por ninguna de las dos partes.

 

Contra quien sí ha cargado el alcalde ha sido contra “el paracaidista” Oscar López por sus declaraciones en las que animaba a “cargarse al nefasto alcalde Valladolid”. “Yo no voy a entrar en descalificaciones de este tipo de este señor que desaparecerá en cuanto lo haga Rubalcaba".

 

Por último, Javier León ha reconocido que esta polémica hace un flaco favor al grupo socialista, “ya que los ciudadanos siempre castigan las luchas internas y la falta de unidad”. El regidor ha finalizado diciendo que mantiene “relaciones cordiales” con los protagonistas del enfrentamiento.