El alcalde dice que en un futuro solo podrán circular por el centro los vehículos de reparto eléctricos

BORIS GARCÍA

El Ayuntamiento progresivamente irá restringiendo el tráfico en las zonas peatonales a los vehículos de reparto que no sean eléctricos y dice que las empresas deberán ir renovando su flota.

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, ha lanzado un aviso a navegantes, o mejor, a repartidores. El Ayuntamiento progresivamente irá restringiendo el tráfico en el casco histórico a furgonetas de reparto que sean de combustión fuel, en beneficio de los vehículos limpios.

 

No obstante, León de la Riva dice que este cambio se irá produciendo poco a poco y no será drástico “de un día para otro” pero ha aconsejado a las empresas de transporte y reparto a que vayan “renovando su flota con vehículos eléctricos".

 

El regidor ha lanzado esta idea durante la presentación del proyecto europeo FARO que liderará la ciudad de Valladolid, en la que se prevén más de siete millones de inversiones en actuaciones energéticas en el barrio vallisoletano de Grupo Empresa Fasa-Renault, situado al final de las Delicias –entre la Avenida de Madrid y el Paseo Juan Carlos I.

 

Además de proponer una reducción del consumo energético del 50 por ciento, mediante la instalación de calderas de biomasa y paneles fotovoltaicos. Asimismo, Auvasa adquirirá dos autobuses, uno híbrido y otro eléctrico y el Ayuntamiento incorporará otros dos vehículos de estas características a su flota. Por último, se esperan subvenciones directas para la compra de vehículos eléctricos para taxistas y ciudadanos privados.

Noticias relacionadas