Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El alcalde dice que el Gobierno 'quita' el dinero de la depuradora de Soria para dárselo a los depósitos de Burgos

Carlos Martínez Mínguez, ha asegurado que "mientras el Gobierno decía al Ayuntamiento de Soria que no se podían generar fondos adicionales" para la financiación de la depuradora y el túnel y emisarios de Soria, "Burgos ha firmado un protocolo para ampliar su depuradora y la aportación de Acuaes de 25 millones de fondos adicionales para sus depósitos".

Martínez ha convocado un desayuno informativo con los periodistas para informar sobre la postura municipal ante las condiciones del Ejecutivo central en torno a la nueva depuradora de Soria y ha reiterado que el Consistorio de la capital "no firmará" la adenda que modifica los criterios de financiación "porque es una sentencia de muerte financiera" para el municipio.

De este modo, el regidor soriano ha facilitado toda la documentación cronológica sobre este proyecto, declarado de interés general, y se ha referido expresamente a la nueva firma del Convenio de Gestión Directa celebrado entre el Ministerio de Medio Ambiente y la Sociedad Estatal 'Aguas de España SA' (Acuaes), en el que "el proyecto de la EDAR de Soria aparece financiado al 80-20 por ciento", al igual que el convenio aprobado en Consejo de Ministros en noviembre de 2011.

En ese mismo Convenio de Gestión Directa, "incluye la novedad de los depósitos de la ciudad de Burgos" con un presupuesto de 33 millones, proyecto declarado también de interés general, y condiciones de financiación al 80-20 por ciento aprobado según un protocolo firmado en febrero de 2014.

"La diferencia es que Burgos puede arriesgarse porque es algo que no tenía y Soria puede perder los 37 millones de euros" de fondos europeos 2007-2013 aprobados para la nueva depuradora, en caso de que la obra esté finalizada en diciembre de 2015.

En cuanto a la adenda, que el Consistorio soriano no firmará como tampoco lo hará el de Golmayo, Carlos Martínez ha recordado lo que recoge este documento, presentado a los ayuntamientos implicados en el proyecto (Soria, Golmayo y Los Rábanos) el pasado mes de septiembre, se resume que "en el mejor de los casos, las condiciones de los fondos no superarán el 50-50 por ciento, teniendo en cuenta que, aunque no se han aprobado las condiciones de financiación de los Fondos Europeos 2020, Soria no está en territorio regional Objetivo 1 como Extremadura o Andalucía".

El primer edil ha hecho hincapié en el punto a.2 del apartado II de la mencionada adenda que, en su último punto, indica: "Serán de cuenta exclusiva de los referidos ayuntamientos todas las cantidades incluidas en el coste total de la inversión que no pudieran ser financiadas con los referidos fondos europeos, bien sea por exceder del periodo elegible de financiación, bien porque los gastos devengados no resultaran subvencionables de conformidad con la normativa comunitaria aplicable y/o las posteriores inspecciones realizadas por los organismos de control y fiscalización del empleo de tales fondos".

Por ello, Martínez ha sentenciado que "si la planta depuradora no está ejecutada a 31 de diciembre de 2015, los vecinos de Soria pagarán todo lo que no esté justificado, y si no está en funcionamiento el 31 de marzo de 2017, también lo asumirán".

El alcalde de Soria ha aseverado que "ni en sueños está el túnel en funcionamiento en marzo de 2017", teniendo en cuenta la situación en la que se encuentra el proyecto.

Carlos Martínez también ha vuelto a referirse a los informes del interventor y del secretario del Ayuntamiento de Soria que instan a no suscribir la adenda "al no asegurarse la viabilidad económica de la actuación ni garantizarse su financiación".

"No se va a firmar un documento que los informes indican que no debe firmarse", ha reiterado el alcalde y ha subrayado que "el PP sabe perfectamente que ese documento no se puede firmar y lo demás que hace es intoxicar, porque es una sentencia de muerte".

El regidor de la capital soriana ha puntualizado que la única salida al bloqueo actual, que ha denominado "plan B", es que prospere la enmienda de adición a la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos presentada en el Congreso de los Diputados presentada por el Grupo Socialista en la que se marca que "los ayuntamientos en ningún caso aportarán más del 20 por ciento del coste del proyecto de la nueva EDAR, túnel y emisarios de Soria, Los Rábanos y Golmayo".