El alcalde dice de Delicado Baeza que fue una persona "entrañable, comprensiva y que se hacía querer"

Francisco Javier León de la Riva trasladó sus condolencias de manera "personal e institucional" al arzobispado y a los familiares del arzobispo emérito, José Delicado Baeza.

“Una persona absolutamente entrañable y que se hacía querer”. Así ha calificado el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, al arzobispo emérito José Delicado Baeza, fallecido a los 87 años esta pasada madrugada. El regidor vallisoletano quiso trasladar sus condolencias "de manera personal e institucional” por esta pérdida.

 

Fue el actual arzobispo, Ricardo Blázquez, quien comunicó a León de la Riva la muerte de Delicado Baeza. León de la Riva dice que “ha mantenido lúcida la cabeza hasta el último momento, aunque se le veía últimamente como se iba a pagando poco a poco, algo propio de una `persona de 87 años”.

 

Destacó que fue “una persona muy comprensiva, que atendía todas las peticiones y requerimientos que se le hacía desde el Ayuntamiento” y que marcó “el buen camino que perfectamente está continuando al actual arzobispo”.