El alcalde de Valladolid reconoce la dificultad de la consulta sobre el soterramiento

Óscar Puente con la ministra Ana Pastor en una visita a los nuevos talleres de Renfe. A. MINGUEZA

Óscar Puente pide a los grupos políticos en el Ayuntamiento diálogo para pactar cómo se va a hacer, términos, plazos, y las consecuencias.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha advertido este lunes de que la consulta ciudadana sobre el proyecto del soterramiento le parece una "cuestión compleja", por lo que considera necesario el diálogo entre los grupos políticos para poder pactar cómo se va a hacer, términos, plazos, y las consecuencias.

 

En declaraciones recogidas por Europa Press, Puente ha incidido en que es "muy complicado" que el resultado que dé la consulta ciudadana sea vinculante, tal y como propone el Partido Popular en una moción que se debatirá en el Pleno ordinario del próximo miércoles, 6 de julio.

 

No obstante, ha apuntado al acuerdo en otra de las propuestas que formula el Grupo Popular en relación a pactar entre los partidos el funcionamiento de esta consulta, sus "términos, plazos o consecuencias", si bien ha ironizado con que "últimamente", en relación al referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, los resultados de las consultas "no son muy tranquilizadores".

 

En cuanto a las fechas en las que se desarrollará este proceso, el regidor ha apostado por preguntar al teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda, Manuel Saravia, pues considera que "tiene más confianza" mientras que a él le parece "más complejo".

 

En todo caso, ha dado por hecho que la consulta se hará por que es "un compromiso adquirido" por el equipo de Gobierno, pero ha recordado, en relación a la reclamación del PP, que "querer no es poder" pues ha puesto el ejemplo de que si los ciudadanos dicen que "quieren todo el soterramiento en tres años", no se podría.

 

No obstante, ha reconocido que la consulta "puede servir de orientación, para pulsar cómo están los ánimos y cómo los barrios perciben la cuestión".

 

Por otra parte, se ha referido a las primeras cifras sobre la nueva tasación de los terrenos que quedarían liberados por el soterramiento de las vías o por la retirada de infraestructuras, un documento al que ha calificado de "bastante flexible", pues oscila entre los 300 ó 400 millones de euros si se ponen los suelos en el mercado "hoy" y entre 600 y 700 si se hace paulatinamente.

 

Para el alcalde, lo "realista" es pensar que la venta del suelo se hará poco a poco, lo que daría "cierto margen de maniobra adicional", siempre con la idea de que, tal y como estaba definida la 'operación Rogers' de soterramiento completo, el coste se iría a los 1.000 millones de euros. En este sentido, ha apuntado que cuando se concreten las cifras se celebrará una reunión de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad.

 

Por ello, ha recordado al Partido Popular que la posición del equipo de Gobierno es "realista", pues estaría de acuerdo en ejecutar el soterramiento completo, pero "nadie" le ha explicado "de dónde se van a sacar" los "300 ó 400 millones de euros" que faltarían en el mejor de los casos.

 

"No puedo trasladar a los ciudadanos proyectos que no sean realistas, ni vender humo", ha recalcado el regidor, que ha apostado por "no caer en los mismos errores que se han visto en el pasado", cuando considera que se vendió un proyecto "durante 20 años" tras los cuales "las realidades son bastante pocas, por no decir ninguna".