El alcalde de Valladolid: “No me gusta que me comparen con Castro, yo soy demócrata”

Óscar Puente, alcalde de Valladolid. A.MINGUEZA

Óscar Puente se muestra molesto por la acusación de “castrista” por parte del PP del Ayuntamiento tras el pleno del pasado martes y pide “respeto”.

Óscar Puente quiso mostrar su cara más amarga este viernes por la mañana al ser preguntado por las acusaciones de “castrista” que usó el PP del Ayuntamiento de Valladolid para definir los plenos, en referencia a que el alcalde hablaba como Fidel Castro durante las sesiones acaparando demasiado tiempo. Así las cosas, Puente no dudó en usar palabras duras para responder a la cuerstión.

 

“Las muestras de deslealtad no son tolerables. Si yo acuerdo con el señor Enríquez el miércoles por la mañana tratar el tema de los plenos para que sean más cortos, espero que tengamos una reunión la semana que viene”, hizo ver el primer edil, en referencia a las complicaciones que está habiendo desde que hay cinco grupos municipales y las sesiones se alargan más de lo previsto –hasta las ocho horas el pasado martes-.

 

“Hay tiempo de sobra hasta el próximo pleno para ver cómo podían ser los plenos más cortos para el bien de todos, y por la tarde me encuentro con que secuestro los plenos y con que soy un castrista. ¿Ustedes creen que uno se queda con ganas de reunirse con gente que se comporta de forma tan desleal?”. El tono del alcalde iba acelerándose según explicaba la situación, y es que bien es cierto que los plenos no están siendo nada fáciles de llevar.

 

“A mí no me gusta que me comparen con el señor Castro, no tengo nada que ver con él y no quiero entrar en ese juego de descalificaciones, porque el PP tiene su historia política y yo no quiero entrar en ella. Yo soy demócrata y no quiero que me comparen con dictadores, y menos cuando me comporto como un demócrata que tolera todo lo que los grupos políticos quieren trasladar al pleno”, esgrimió Puente. Pero quedaba más.

 

“La culpa de que ocho horas de pleno no clarifiquen ciertos temas no es culpa mía. Yo lo que quiero es libertad, si la gente quiere diálogo, pues diálogo. Si quiere bronca, pues bronca. Yo a las buenas soy bueno, a las malas soy malo”. Además, el primer edil terminó diciendo que “si ellos hacen esa comparación con nosotros y Fidel Castro, nosotros podríamos irnos a otras más cercanas y sin irnos a Cuba”.

 

“Lo que pido es respeto y que no se me compare con un dictador porque es intolerable. Si quieren que las relaciones se mantengan cordiales, hay que mantener un poco el respeto”, concluyó.

Noticias relacionadas