El alcalde de Valladolid aumenta su personal de confianza un 25 por ciento, según el PP

El grupo municipal popular dice que además de incrementar el número de trabajadores tambien implica una subida de sueldos.

El Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento de Valladolid ha acusado al alcalde, el socialista Óscar Puente, de haber incrementado en un 25 por ciento su personal de confianza respecto del que tenía el gobierno anterior 'popular'.

 

Se trata, según denuncia a través de un comunicado recogido por Europa Press, de nuevas dotaciones que superan no sólo el número de trabajadores de confianza sino que además implican una subida de sueldos respecto a circunstancias precedentes.

 

Además del jefe de gabinete, la jefa de prensa y la jefa de secretaría, el gobierno de Puente ha incorporado un especialista en comunicación en redes sociales (Community Manager) y recientemente un asesor con la categoría primero de auxiliar y luego de administrativo con mayor salario, que hasta hace unos meses realizaba labores de periodista en un medio de comunicación local.

 

A ello se suma la periodista, personal de confianza del grupo socialista, "más el contrato, pendiente de resolver, de periodista dependiente de la Agencia de Innovación y Desarrollo económico dependiente del Ayuntamiento y que se paralizó fruto de la polémica".

 

El PP habla, en definitiva, de cuatro personas ligadas a la comunicación e información, "más el contrato pendiente de resolver".

 

Según los 'populares' en el Ayuntamiento, esté número de profesionales de confianza en el ámbito de la comunicación es cinco veces el que tenía el gobierno municipal anterior del Partido Popular.

 

Por último, la formación presidida por José Antonio Martínez Bermejo denuncia que "mientras los problemas de gestión municipal crecen con deficiencias en servicios esenciales o demandas de los ciudadanos no atendidas, el tripartito de Óscar Puente sólo se preocupa por comunicar una buena imagen del alcalde. Esto puede servir unos meses, pero los ciudadanos se van dando cuenta de que detrás del vacío de fotos y entrevistas empiezan a existir problemas y retrasos en la gestión muy preocupantes y que pueden llevar a que Valladolid baje de la cifra de 300.000 vecinos".