Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El alcalde de Fuensaldaña defiende no haber puesto "trabas" a la Ciudad de la Juventud y sí "cumplir la Ley"

Carlos García dice que serán "otros" los que tengan que dar explicaciones por el retraso de la urbanización. El regidor cree positiva la llegada de "600 o 700 personas" a la localidad, lo que supone la mitad del censo actual.

El alcalde de Fuensaldaña, Carlos García Román, dice que el Ayuntamiento de la localidad nunca boicoteó ni puso trabas a la Ciudad de la Juventud y que serán otros los que tengan que dar “explicaciones” sobre la demora que ha sufrido la construcción de esta urbanización de 232 chalés, acabada en junio de 2011.

 

“La postura que siempre ha mantenido este Ayuntamiento ha sido neutral, con un carácter más positivo que negativo, aunque siempre hemos velado porque se cumpliera la legalidad”, dice el alcalde en una entrevista a tribunavalladolid.com, una vez que se ha sabido que en poco más de un mes el Consistorio podría dar licencia de ocupación a las viviendas, tras subsanar un defecto en sus escaleras interiores.

 

Tampoco entiende las acusaciones de algunos sectores que decían que “no queríamos que viniera a vivir gente a Fuensaldaña”. En este sentido, el regidor dice que la Ciudad de la Juventud no será una “urbanización dormitorio” y que el pueblo y en especial su hostelería notará la llegada de 600 o 700 personas, “que es  la mitad del padrón actual de Fuensaldaña”, por lo que lo considera “muy positivo” para el futuro de la localidad.

 

Carlos García dice que el objetivo de su equipo de Gobierno es “apostar por el desarrollo urbanístico de Fuensaldaña” y explica que no solo del Plan Parcial Los Viñales (donde se asienta la Ciudad de la Juventud) sino del resto de proyectos en los que se trabaja.

 

Recuerda que las normas urbanísticas se efectuaron en 2004 y hasta el 2007 no se aprobó el Plan Parcial, mientras que en 2010 se dio licencia de construcción a los chalés pareados. “A los que dicen que hemos tardado mucho yo les pidiera que miraran otros desarrollos urbanísticos similares y comprueben”.

 

Asimismo, justifica este retraso en todos los informes que ha habido que remitir a diversas instituciones como Junta, Diputación, Medio Ambiente o Confederación Hidrográfica del Duero, además de la resolución de alegaciones. Carlos García dice que "nunca se han puesto pegas, es más siempre hemos intentado resolver problemas y ser flexibles”.

 

Confiesa haber sido víctima de una “gran presión” y dice que el que piense que el Ayuntamiento “ha tenido algún tipo de intencionalidad en el retraso de la urbanización, en su conciencia quedará”. También relata cómo en diciembre de 2012 “preveíamos que se podía dar de paso y nuestra sorpresa es que la escalera no cumple con la ley”. A este respecto, el regidor dice que será “el arquitecto, el aparejador o el director de obra los que tendrán que dar explicaciones de por qué han instalado unas escaleras que no cumplen”.

Noticias relacionadas