El aeropuerto de Villanubla en Valladolid continúa con su caída en picado

Un avión, en el aeropuerto de Villanubla de Valladolid. TRIBUNA

En 2014 se perdieron casi 40.000 viajeros respecto a 2013, de manera que la cifra se queda en poco más de 223.000. En apenas tres años, el número se ha reducido a menos de la mitad.

Es una realidad que nadie puede negar; el aeropuerto de Villanubla cotiza a la baja. No hay más que mirar las últimas cifras que ha hecho públicas Aena hace unos días para darse cuenta de ello. El aeródromo de Valladolid, que a pesar del temporal continúa siendo el que más se mueve de Castilla y León, se quedó el año pasado en la cifra de 223.587 pasajeros a lo largo de 2014, lo que con una simple división sale a 612 al día.

 

Por supuesto, toca echar un vistazo al pasado para comparar estas cifras, y el resultado no puede ser más desolador. En 2013, hasta 260.285 personas subieron a un avión en estas instalaciones de Valladolid, lo que arroja un descenso de 36.698 entre un año y otro. Concretamente, y por hablar en porcentajes, una caída del 14’9% de pasajeros.

 

 

Y ahí no está lo peor. Si se fija uno en unos años atrás, el tema es todavía mucho más complejo. En 2012, 378.418 personas, siempre según Aena. Un poco más atrás, en 2011 –donde se alcanzó uno de los mejores registros de la época reciente-, la cosa se quedó en 462.504. Es decir, que en solo tres años el aeropuerto de Villanubla ha visto reducido su tránsito a menos de la mitad. Tal cual lo leen.

 

Los pronósticos para el futuro tampoco son especialmente halagüeños. Después de haber descendido hasta el número más bajo que se recuerda desde 2003, más de diez años atrás, el asunto parece lejos de remontar el vuelo. Desde el Ayuntamiento tanto el alcalde, Javier León de la Riva, como la concejal de Turismo, Mercedes Cantalapiedra, han reconocido en varias ocasiones su preocupación por el tema, más teniendo en cuenta que el resto de aeródromos de España sí empiezan a ver la luz al final del túnel y en este 2014 han tenido un pequeño repunte.

 

“Seguimos siendo el aeropuerto de Castilla y León que más pasajeros mueve”, ha esgrimido el primer edil cuando se le pregunta por el tema. Pero no solo debe achacarse esta hecatombe a la crisis y al hecho de que los españoles tengan menos dinero en sus bolsillos para viajar, que también, sino a razones más palpables como la continua eliminación de vuelos regulares con destino internacional.

 

Y las últimas noticias tampoco ayudan. El pasado 23 de enero se conocía que Air Nostrum, una de las tres operadoras que manejan viajes entre Valladolid y Barcelona, cancelará estos vuelos a partir del 4 de mayo, otra mancha a la lista. Para los interesados, Vueling y Ryanair sí seguirán con su actividad en este sentido. Otro 'pero' más, las últimas manifestaciones recientes en contra de la privatización de los servicios públicos.  En todo caso no hay duda; Villanubla continúa con su caída en picado.