El acusado de violar y robar a una mujer junto a Vallsur alega que hubo consentimiento

Parque de las Villas, junto a Vallsur, donde se produjeron los hechos en agosto de 2014. TRIBUNA

Su alegato exculpatorio choca de manera frontal con la versión de la víctima y los informes periciales forenses y psicológicos. El juicio ha dado comienzo este martes.

El ciudadano de origen luso F.A.C.S, acusado de la violación y robo de una mujer presuntamente ocurridos en agosto de 2014 junto al Centro Comercial Vallsur de Valladolid, se ha declarado inocente y ha alegado que se trató de una relación consentida por la víctima, pese a lo cual las acusaciones pública y particular han mantenido invariables sus respectivas peticiones de condena.

  

En su alegato exculpatorio, el procesado, durante el juicio que ha quedado visto para sentencia en la Audiencia de Valladolid, incluso ha asegurado no tener explicación al hecho de por qué tras practicar sexo con la joven en un parque cercano al referido centro comercial salió corriendo con sus ropas y el bolso.

 

En el lado opuesto figuran tanto la versión de la supuesta víctima, quien ha persistido en su testimonio incriminatorio, según el cual el día de autos, sobre las 04.40 horas del 1 de agosto de 2014, regresaba a su domicilio por el Camino Viejo de Simancas cuando fue abordada por el acusado, quien le colocó algo junto a los riñones -pensó que un arma blanca- y le advirtió de que "dependía de ella" no hacerle daño.

 

Acto seguido, la llevó hasta un parque próximo a Vallsur y allí, tras obligarla a esconderse en una zona de vegetación, consumó la violación. Ella, tras huir su presunto agresor con su ropa y el bolso, salió corriendo en sujetador y calcetines hasta que pudo parar a un agente de la Policía Local que conducía su vehículo particular.

 

La declaración de la mujer, la prueba de ADN y, sobre todo, los informes periciales forenses, en cuanto a las lesiones físicas que presentaba la víctima, y psicológicos, centrados en el trastorno adaptativo y de estrés postraumático que sufre la denunciante, constituyen "prueba contundente como para fundamentar una sentencia condenatoria", tal y como ha apuntado a Europa Press la abogada de la acusación particular, Isabel Palomino.

 

Ésta interesa diez años por delito de violación y cuatro por el de robo con intimidación, mientras que el Ministerio Fiscal pide nueve años y medio por el primero y otros tres años y medio por el segundo. Ambas partes coinciden en el capítulo indemnizatorio al solicitar 14.000 euros por las lesiones y otros 8.000 por las secuelas ocasionadas. La defensa, sin embargo, ha pedio a la sala un fallo absolutorio.