El acusado de dejar embarazada a la nieta de su pareja, de 12 años de edad, decía estar "enamorado" de ella

La menor dio a luz a un niño cuando tenía 13 años y 6 meses cumplidos. Previamente, al advertir el embarazo, la madre de la chica denunció los hechos.

Un hombre acusado de haber abusado sexualmente y dejar embarazada a una niña de 12 años, nieta de su entonces compañera sentimental, ha admitido este jueves en el juicio que mantuvieron relaciones aunque asegura que fueron consentidas por ambos y ha alegado que estaba "enamorado" de ella y sigue estándolo, según han informado diversas fuentes jurídicas.

  

Al término de la vista oral, que se ha celebrado a puerta cerrada en la sección primera de la Audiencia Provincial de Alicante, la Fiscalía ha mantenido su petición inicial de condena: 12 años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales.

  

Igualmente, el fiscal del caso ha reclamado a la sala que imponga a Jaime Eduardo R.T., de 50 años, la privación de la patria potestad, que dictamine la inscripción de su paternidad sobre el hijo de la víctima, establezca una pensión alimenticia a favor de ésta de 180 euros mensuales y fije una indemnización de 60.000 euros por daños morales.

  

Por su parte, la acusación particular ha pedido para el acusado, que está en prisión preventiva desde su detención por estos hechos, en abril del pasado año, 18 años de cárcel, al considerar que incurrió en la agravante de "abuso de confianza" y se prevalió de su relación familiar con la abuela de la menor para cometer los hechos.

  

En cambio, la defensa, ejercida por el abogado Joaquín Lacy, ha instado a absolver a su cliente después de plantear la posible nulidad de las pruebas de ADN que revelaron que era el padre del niño que esperaba la víctima. "No consta en la causa cómo se hizo, si se tomaron muestras delante de su abogado, ni nada", ha explicado a los periodistas al acabar el juicio.

  

Según el ministerio público, el procesado y la abuela de la menor mantuvieron una relación sentimental que se prolongó durante diez años. Aunque rompieron, Jaime Eduardo R.T., de nacionalidad chilena y de 50 años, siguió manteniendo contacto con la familia de su excompañera y tenía por tanto acceso a la nieta de ésta tanto en su domicilio como en el de ella, ambos en la ciudad de Alicante.

 

NUEVE MESES DE GESTACIÓN

  

De acuerdo con el relato de esta parte, el sospechoso abusó sexualmente de la menor en reiteradas ocasiones desde agosto de 2013, cuando ésta contaba con 12 años, y la dejó embarazada, por lo que califica el delito como abusos sexuales continuados. La menor dio a luz a un niño cuando tenía 13 años y 6 meses cumplidos. Previamente, al advertir el embarazo, la madre de la chica denunció los hechos.

  

El acusado ha admitido durante el juicio que mantuvo relaciones sexuales con la chica de forma consentida, aunque ha matizado que éstas ocurrieron después de que ella cumpliera los 13 años, límite fijado por el Código Penal en vigor para considerar que hay abuso sexual independientemente del consentimiento del menor.

  

El presunto pederasta se ha amparado en que estaba "enamorado" de la niña y aún hoy en día sigue estándolo, según han confirmado fuentes de la Fiscalía y de la defensa, pero ha pedido perdón por el "daño" que pueda haberle hecho.

 

En la vista también han comparecido dos especialistas en psiquiatría que han ratificado sus informes sobre el preso, según los cuales éste no padece trastorno psicológico alguno. Por su lado, la madre de la víctima ha confirmado que ésta ya estaba embarazada en noviembre de 2013, cuando él regresó de un viaje al extranjero. En cuanto a la menor, el fiscal ha renunciado a su testimonio por creerlo innecesario.