El 99% de pacientes prioridad 1 esperan menos de 30 días para su operación, el 100% en 10 de 14 hospitales

Sáez Aguado (c) informa sobre las listas de espera junto a Sánchez y García
La lista de espera se ha reducido en cerca de 10.000 pacientes desde el inicio del plan de mejora y en casi 7.000 desde hace un año


VALLADOLID, 14 (EUROPA PRESS)

El 99 por ciento de los pacientes prioridad 1 de Castilla y León esperan menos de 30 días para ser operados, un tiempo que se cumple al cien por cien en diez de los 14 hospitales de la Comunidad, ya que sólo en ocho casos se superó por diversas razones.

Así, se ha experimentado una mejora en el cumplimiento de este tiempo entre los pacientes calificados como prioridad 1, es decir, aquellos cuyo tratamiento quirúrgico, aunque programable, no admite una demora superior a 30 días. Estos pacientes, que han supuesto en el segundo trimestre 3.984 intervenciones, han esperado de media para su intervención 19 días. A fecha 30 de junio 850 con esta prioridad estaban pendientes de intervención con una demora media de doce días.

A estos pacientes, se suman 3.228 de prioridad 2 --su situación clínica o social admite una demora relativa, recomendada como máximo de 90 días--, de los que 2.784 (el 86 por ciento) llevan esperando menos del tiempo máximo recomendado para su intervención, mientras que de prioridad 3 el número de pacientes asciende a 25.695 (el 86 por ciento del total) y la espera del 90 por ciento de ellos (23.205) es inferior a 180 días, con una demora media de 87.

Así lo ha explicado el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien ha señalado que entre el 1 de abril y el 30 de junio se realizaron en Castilla y León 30.054 intervenciones quirúrgicas.

En cuanto a los ocho pacientes de prioridad 1 que superaron los 30 días, el consejero ha explicado que entre las razones hay tres casos en los que el paciente rehusó la intervención, no eran graves, otro se calificó erróneamente con esta prioridad y en un caso grave de un tumor se estaba pendiente de un diagnóstico completo y sólo esperó dos días más.

Esto, ha señalado, ha puesto de manifiesto algunas cuestiones en las que tendrán que trabajar con los hospitales como aquellos casos en los que no se realizan intervenciones y no se dan de baja en las listas, aquellos pacientes a los que rehúsan la intervención y que no eran graves, por ejemplo, una operación de menisco en el que el paciente rechazó la operación por estar de vacaciones y una mejor gestión de las listas, que se adecue a la realidad.

En términos globales, la lista de espera quirúrgica en el segundo trimestre de 2014 contaba con 29.772 pacientes y una demora media de 81 días frente a los 110 de antes de la puesta en marcha del Plan de Mejora, desde cuya implantación en marzo de 2013 la lista de espera se ha reducido en casi 10.000 pacientes --en ese momento había 39.384, un 24 por ciento más-- y la demora media en 30 días --en esa fecha, la demora era de 111 días--, con lo que ahora es un 27 por ciento menos, ha señalado el consejero.

En comparación con el mismo periodo del año pasado, a 30 de junio había 36.167 pacientes en lista de espera, mientras que ahora suman un total de 29.772, casi 7.000 menos, ha destacado el consejero.

AUMENTO DE ACTIVIDAD

En estos 15 meses de vigencia del Plan se realizaron 148.391 intervenciones, una media mensual de 9.892, un 7,6 por ciento más que a su inicio. Por otro lado, el incremento de la cirugía mayor ambulatoria ha sido un 5 por ciento superior en este período y el rendimiento quirúrgico se ha incrementado del 76 al 78 por ciento desde marzo de 2013.

En cuanto a las suspensiones de intervenciones quirúrgicas, el consejero ha concretado que también se han reducido, aunque de manera menos significativa, y se sitúan en el 4,9 por ciento del total, algo más de 5.5000 al año.

Ahora se trata de reducir estas suspensiones, el 37 por ciento de las cuales se producen por motivos médicos como situaciones clínicas de fiebre o que aconsejan no realizar la intervención, que son las más complejas de bajar. Otro 16 por ciento de las suspensiones se producen por un alargamiento de tiempo de la intervención anterior; un 9,8 por ciento porque el paciente no acude a la cita; un 7,3 por ciento por que la persona no consiente documentalmente la operación; un 6,3 porque el paciente no está adecuadamente preparado y un 3 por ciento porque el quirófano se ha utilizado para una urgencia.

A la cola de todas estas razones se sitúa la falta de camas, con el 0,73 por ciento, unas 40 intervenciones al año, 102 en los últimos 2,5 años, que se han concentrado en el Hospital Clínico de Valladolid (75), el Complejo de Salamanca (18), El Bierzo (ocho) y Medina del Campo (una), ya que en este periodo en el resto no se ha producido situación de este tipo alguna. Sin embargo, el consejero ha aclarado que todos estos casos se han producido en otoño o invierno, cuando la ocupación de camas es mucho mayor, por lo que ha rechazado las críticas por la gestión de camas en verano de acuerdo a las necesidades.

Sáez Aguado ha recordado que el Plan contaba con 12 millones de euros, que ya se han superado, dado que contemplaba la contratación de casi 160 profesionales para equipos quirúrgicos a los que se ha renovado el contrato, así como conciertos, aunque éstos se llevaron a cabo el año pasado y actualmente no hay autorizados nada más que uno en el Clínico de Valladolid que al que se ha dado el visto bueno hace tres semanas.

Además, ha destacado que en comparación con el conjunto del Sistema Nacional de Salud, cuyos últimos datos publicados corresponden a diciembre de 2013, la demora media es 17 días inferior --81 días en Castilla y León frente a los 98 del SNS--.

Antonio María Sáez Aguado ha añadido que ahora uno de los aspectos en los que se trabaja es en analizar con los servicios quirúrgicos la situación de los pacientes que más tiempo llevan en espera.