El 43% de los conductores fallecidos en 2013 dio positivo por alcohol o drogas

Control de alcoholemia

Un estudio del Instituto Nacional de Toxicología confirma que la mayoría de las víctimas de tráfico en estas circunstancias son varones de entre 30 y 40 años que conducían bebidos.

El 43,09% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico en carretera durante el año pasado, analizados por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), dio positivo en alcohol, drogas y/o psicofármacos. El perfil mayoritario de estas víctimas corresponde a un varón de entre 30 y 40 años que ha consumido alcohol.

 

Del mismo modo, se ha destacado que el 23% de los fallecidos por atropello también presentaban concentración de estas sustancias en sangre. En este sentido, el perfil es de un varón mayor de 60 años que ha ingerido psicofármacos y alcohol. Según ha indicado el INTCF, uno de los datos más destacados del informe es que ha caído la ingesta de alcohol en las víctimas de tráfico en más de 6 puntos, mientras que la ingesta de drogas y psicofármacos ha aumentado 3 y un punto, respectivamente.

 

Del mismo modo, ha destacado que el porcentaje general del 43 por ciento supone una disminución de tres puntos con los recogidos en la memoria de 2012 (situada en un 47,32%). Del mismo modo, este descenso supone la ruptura de una tendencia registrada en los últimos cinco años y que en 2010 fue del 42,6% y en 2011 alcanzó en 45%.

 

Durante el acto de presentación del informe, la directora general de Tráfico, María Seguí, ha señalado que estas cifras vienen a dar "más valor a las modificaciones de la nueva Ley de Tráfico" y ha apuntado la importancia del "impacto de las drogas en la ocurrencia de un siniestro, independientemente de sus consecuencias". Seguí, que no ha querido valorar el caso de Castuera (Badajoz) en el que fallecieron 5 niños por considerar que no sería "prudente" al estar en proceso judicial, sí que ha indicado que los positivos por alcohol y drogas son "uno de los caballos de batalla" de su departamento.

 

Por su parte, el fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha indicado que la pena máxima por homicidio imprudente con positivo en análisis toxicológicos es de cuatro años.