El 2013 ‘permanecerá’ en la memoria del deporte vallisoletano

Los aficionados del balonmano, fútbol y baloncesto de élite de Valladolid recordarán el año que termina como aquel en el que los tres equipos consiguieron salvarse y permanecer en sus respectivas divisiones.

Puede que el presente no sea especialmente halagüeño para ninguno de los tres, pero lo que ya se trata de una realidad incambiable es el hecho de que Balonmano, Baloncesto y fútbol de Valladolid cierran el año con el objetivo de la temporada 2012/2013 cumplido, que no fue otro que el de la permanencia.

 

BALONMANO VALLADOLID

 

No ha sido un final de temporada ni un comienzo de la siguiente fáciles, ni dentro ni fuera del campo. A principios del año que concluye ahora, Juan Carlos Pastor anunciaba que dejaba el puesto de entrenador del Cuatro Rayas tras nada menos que 18 temporadas ejerciendo como tal, seguido días después del embrollo electoral entre Óscar Simón, Antonio Garnacho y Daniel Torio, que terminó con el primero como presidente.

 

Siguieron pasando las semanas, los partidos, y tras varios varapalos y alguna que otra alegría Nacho González apareció para coger el relevo de Pastor con el equipo pendiente de salvar la categoría. Llega entonces el 26 de mayo. El Atlético de Madrid, sin nada en juego, visitaba Huerta del Rey y caía derrotado, lo que suponía la permanencia para un conjunto que sufrió lo que hacía mucho que no sufría.

 

Tras la marcha de los Krivokapic, Eilert, Víctor Alonso y Héctor Tomás, llegaban los Alberto Camino, Corzo, Cacheda y se renovaba a otros como Porras. La temporada presente va por el mismo camino, el del sufrimiento, y lo cierto es que después de una vuelta entera el equipo se encuentra en puestos de descenso con solo dos victorias en quince partidos. Lo dicho, tocará pasar tiempos complicados.

 

BALONCESTO VALLADOLID

 

Hansen, Vela, Ayuntamiento de Valladolid por medio… El embrollo de la presidencia del CB Valladolid se trata de palabras mayores. La salvación conseguida de la mano de Roberto González, después de culminar gestas como la victoria en el Palau la primera jornada, parece por el momento una quimera, pese a la reciente victoria ante el Río Natura Mombus.

 

Mucho, mucho trabajo, suerte y dedicación les espera a los de Ricard Casas para poder revivir aquel 27 de abril, en el que el otrora Blancos de Rueda derrocara al Cajasol para poder considerarse otro año más ACB. Un hito que, con dos victorias en trece partidos parece imposible de repetir.

 

Un equipo hecho con pinzas y a toda prisa, con el depósito necesario para no descender de categoría conseguido a última hora, y con jugadores como Vasilopoulos, Viney, Wright o Head abandonando el club por la puerta de atrás, está claro que lo único bueno del año 2013 ha sido la permanencia, que bien lejana queda ya.

 

REAL VALLADOLID

 

Un buen año en lo deportivo y en lo económico –Carlos Suárez confirmaba hace unos días que el club daba un superávit de ocho millones de euros para la 2012/2013- empañada con una presente primera vuelta de Liga bastante pobre. Eso sí, al menos es el único de los tres equipos que puede presumir de comenzar la añada fuera del descenso, aunque sea por los pelos con tres victorias en diecisiete jornadas.

 

Lo cierto es que sí ha habido grandes momentos en 2013 para el Real Valladolid, que concluyó con una permanencia conseguida el 11 de mayo ante el Deportivo de la Coruña en Zorrilla gracias a un gol de Javi Guerra. Djukic, igual que ya hiciera en Segunda, hizo un conjunto competitivo que se convirtió en la revelación de la Liga.

 

Eso, unido a varias sorpresas como la de Antonio Rukavina o Patrick Ebert, que dio sus problemas negociando con el Atlético en el mes de marzo aún con contrato, hicieron que la afición blanquivioleta gozara de grandes momentos sin pasarlo mal, salvado a tres jornadas del final.

 

El presente, por desgracia, no pinta tan bien. La plantilla no está tan consolidada, el once inicial tampoco, y Juan Ignacio Martínez, que llegara allá por el mes de junio, no ha conseguido encontrar su estilo todavía. De esta manera, el club cierra el año con un sabor amargo por la última derrota ante el Espanyol y uno dulce porque parece que en breves se confirmará la salida de la dichosa Ley Concursal.